Debido a las manifestaciones por parte de integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), Oaxaca pasa por una crisis de desabasto en materia de alimentos de la canasta básica, medicamentos y en lo que va de la semana, pérdidas económicas por dos mil 700 millones de pesos.

 

 

 

El senador Roberto Gil Zuarth hizo un llamado al gobierno a evitar una crisis humanitaria en Oaxaca; mencionó que tanto el gobierno federal como el local tienen la obligación de restablecer el orden de gobernabilidad y paz pública, así como castigar a los responsables que violenten a la comunidad.

 

Agregó que, hasta este momento, las acciones tomadas por la autoridad han sido insuficientes, y que las estrategias de cambio se deben revalorar en los estados de Oaxaca y Chiapas.

 

Por otra parte, el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo, subrayó que los integrantes de la CNTE tienen el derecho a manifestarse siempre y cuando no se paralice la economía estatal; en los últimos días, las manifestaciones dejaron pérdidas por dos mil 700 millones de pesos.

 

Excélsior