Una veintena de plusmarquistas llevan más de dos décadas sin ser batidos

Otros8GuardarEnviar por correoImprimir

KIKO LLANERAS/EL PAÍS

5 AGO 2016 – 14:24 CDT

En Río se disputarán 47 pruebas de atletismo. En 21 de ellas, los récords los ostentan atletas que no han sido batidos desde hace veinte años. Yuri Sedykh tiene la mejor marca de martillo hace 32 años y la checa Jarmila Kratochvílová tiene la marca de 800 metros hace 33. Se han disputado ocho juegos olímpicos y miles de competiciones desde entonces, pero sus marcas permanecen.

Los récords imbatibles del atletismo

Entre los plusmarquistas hombres se observa un patrón. Los cinco plusmarquistas más duraderos son de lanzamientos o saltos —de martillo, disco y peso, altura y longitud—. Quizás porque son pruebas donde la potencia es más importante. Los récords se han batido más fácilmente en pruebas de carrera y sobre todo en distancias largas. Ese patrón es menos claro con las mujeres. Entre los récords femeninos más antiguos aparecen lanzamientos y saltos, pero también pruebas de velocidad explosiva.

Las plusmarquistas imbatibles de los ochenta

En la década de los ochenta varias mujeres lograron marcas que se han demostrado dificilísimas de batir. Desde entonces resisten los récords femeninos de 100, 200, 400 y 800 metros, los lanzamientos de peso y disco, los saltos de altura y longitud, el heptatlón y un relevo. Las plusmarquistas mujeres lo son en media desde hace 18 años, mientras que los hombres lo son desde hace 14.

Los récords de los ochenta son polémicos. Varios atletas son sospechosos de haberse dopado con esteroides —hombres y mujeres—. Si efectivamente se lograron récords imbatibles gracias al uso de esteroides, eso ha perjudicado a las atletas desde entonces. Las mujeres que vinieron después tenían dificilísimo lograr un récord mundial y eso las hacía menos interesantes para el público y los patrocinadores.

Aún así los récords caen

Pese a las dificultades, los récords siguen cayendo. Una decena de plusmarquistas lo son hace menos de cuatro años. El más reciente ni siquiera tiene un mes: Kendra Harrison batió el récord mundial de los 100 metros vallas el pasado 22 de julio. Paradójicamente, Harrison no se clasificó para los Juegos de Rio.

El caso de Harrison demuestra que los récords de los ochenta pueden batirse: la marca anterior llevaba vigente 28 años. En 2015 se batió el récord femenino de los 1500m tras 22 años. Y en 2014, el francés Lavillenie superó a Sergéi Bubka, que había sido el hombre récord del salto de pértiga durante 29 años. Quizás en Rio veamos caer otros récords históricos