· Aprueba Congreso estatal Iniciativa de la diputada Martha Alicia Escamilla León para demandar acciones de reactivación económica en Oaxaca

Oaxaca.- Diputados de la Fracción Parlamentaria del PRI de la LXII Legislatura de Oaxaca, encabezados por su coordinador Alejandro Avilés Álvarez, respaldaron a empresarias y empresarios de la entidad que han sido afectados por las pérdidas económicas provocadas por el movimiento magisterial de la Sección 22 de la CNTE.

En este sentido, la diputada del grupo parlamentario priista, Martha Alicia Escamilla León, demandó a los gobiernos estatal y federal para que con urgencia declaren zona de desastre económico al estado de Oaxaca y se implementen acciones urgentes de reactivación económica.

Por ello, la legisladora local propuso un Punto de Acuerdo ante el Pleno de la LXII Legislatura, el cual fue aprobado de urgente y obvia resolución, donde se hace un llamado a las diversas instancias gubernamentales para que implementen un programa de reactivación económica que preserve el empleo, la actividad productiva y el bienestar de miles de oaxaqueños que se han visto afectados por las situaciones por las que atraviesa la entidad.

Desde la tribuna, la legisladora local dijo que la compleja realidad de las últimas décadas en Oaxaca, hace necesario actuar con sensibilidad y apego a los principios básicos de la equidad y la solidaridad.

Detalló que este respaldo es para todos los empresarios oaxaqueños, en particular quienes conforman el Comité de la Alianza por la Reconciliación Social y Económica por Oaxaca, conformados principalmente por la CANACINTRA, CMIC, CONACOPE y la Asociación de Empresarios y Ejecutivos de Oaxaca, entre otras, quienes han propuesto un Plan Emergente de Reactivación Económica para el Estado de Oaxaca, el cual requiere de un financiamiento de 3 mil 500 millones de pesos.

 

Previo a la Sesión, diputados del PRI, encabezados por su coordinador, Alejandro Avilés, se reunieron con los dirigentes de estas organizaciones empresariales, encabezadas por Jesús Rodríguez Socorro, Orlando Hernández Morales y Severino Rojas, quienes expusieron los graves problemas a los que se están enfrentando, de ahí la necesidad que Oaxaca sea declarada zona de desastre económico.

Refirió que como parte de este Plan Emergente de Reactivación Económica para Oaxaca destaca un programa de acción inmediata de agosto a diciembre, con incentivos fiscales, como la condonación de contribuciones federales, estatales y municipales, así como apoyos financieros con tasa cero y condonación de cartera vencida del Fondo Oaxaca.

Señalan que es extenso el universo de cobertura del Programa de Financiamiento a través de las diversas cámaras, asociaciones empresariales y el sector productivo, para lo cual es necesario un apoyo crediticio para un mínimo de 20 mil MIPYME´s en todo el estado.

Al presentar el Punto de Acuerdo en ese tenor, Martha Alicia Escamilla dijo que a raíz de las protestas, la situación económica en Oaxaca se ha recrudecido y aunado a los fenómenos económicos nacionales e internacionales se avizora para nosotros un panorama económico crítico, al ser el sector de servicios –destacando entre ellos el turismo- uno de los que más aportan a la productividad del Estado, el cual se ha visto fuertemente mermado por los acontecimientos de los últimos meses en Oaxaca.

Sobre eso, recordó que Oaxaca históricamente ha sido uno de los estados con mayor rezago en México, y que muestra de ello es que nuestra entidad presenta cifras alarmantes de pobreza y marginación y uno de los porcentajes más altos en pobreza extrema. Abundó que del número total de trabajadores asegurados ante el IMSS en todo el país, Oaxaca supera apenas el 1% en contraste con una tasa de desocupación relativamente baja, lo que demuestra el altísimo porcentaje de informalidad que existe.

Ante tal situación, dijo, un numeroso grupo de empresarios y comerciantes se han inconformado y han anunciado que a partir del 8 de agosto iniciarán un paro estatal; anunciaron también algunas medidas para inconformarse y exigir la atención de los gobiernos.

 

“Todo esto, hace apremiante la necesidad de declarar a Oaxaca zona de desastre económico, y remarcar el llamado a los gobiernos estatal y federal a implementar de manera urgente acciones específicas e inmediatas reactivación económica, que sean integrales y que respondan a las necesidades de la entidad en este momento tan complicado para los sectores productivos”, recalcó.