La Jornada

Río de Janeiro. Los vecinos de Copacabana se llevaron hoy un susto sin mayores consecuencias después de que un equipo de artificieros de la Policía Federal brasileña hiciera explotar una mochila sospechosa mientras se disputaba la prueba de ciclismo en ruta de los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Fue una falsa alarma, pues la mochila, abandonada sobre un contenedor situado justo detrás de la zona de la meta de la prueba, contenía ropa y otros enseres, aseguró un miembro de la policía.

Según señaló el oficial, el equipo de artificieros fue alertado por una vecina del barrio, que vio la mochila desde la ventana de su apartamento, situado enfrente de la playa de Copacabana. La furgoneta de artificieros, dotada también de perros para detectar explosivos, hizo explotar la mochila a distancia, luego de introducir un artefacto compuesto con agua y cables detonadores.

“Es el protocolo que seguimos cuando hay un paquete de estas características que, en esta ocasión, sólo tenía ropa y otros objetos. No era una mochila bomba”, señaló el agente.

La zona, que apenas había sido acordonada con una vallas durante la explosión controlada, recuperó enseguida la normalidad, antes incluso de que los ciclistas llegaran a meta para definir el podio de la prueba.

Balean a hombre cerca del Maracaná

Los espectadores que salían de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos se toparon con el cuerpo de un hombre baleado a muerte cerca del estadio Maracaná.

Testigos dijeron el sábado por la madrugada que había un charco de sangre alrededor del cuerpo, mientras médicos atendían al hombre al lado de una ambulancia.

Antes, fotógrafos de The Associated Press escucharon varias detonaciones de armas de fuego, lo que obligó a voluntarios y otros presentes en la ceremonia del viernes por la noche a esconderse detrás de vehículos. Se vio a un aparente pistolero huyendo de la escena en un vehículo cercano al estacionamiento de una universidad.

El vocero del comité organizador, Mario Andrada, dijo no tener información sobre el tiroteo.