Alberto Ortiz

Alrededor de 600 comercios participarán en el paro de actividades previsto para el próximo lunes 8 de agosto, ante la omisión del gobierno federal para solucionar el conflicto magisterial.

Esther Merino Vadiola, presidenta de la Alianza Comercial y Empresarial, sostuvo que exigen al presidente de México Enrique Peña Nieto declare a la entidad como zona de desastre económico por todas las afectaciones provocadas a causa del magisterio.

Enfatizó que a esta medida recurren para exigir no se violenten más los derechos de los miles de oaxaqueños, los cuales exigen garantías para trabajar, circular libremente por las calles y carreteras, derecho a la salud, comida y una educación de calidad.

Merino dijo que el paro de labores iniciará por la mañana del 8 de agosto, y en este participarán restaurantes, comercios de todos los giros, gasolineras, mercados públicos, transporte público y todos los que están hartos de las movilizaciones del magisterio.

Además, se trata de una respuesta a la omisión de los tres niveles de gobierno, principalmente del federal, quien prometió una la solución al conflicto y regresar la paz a Oaxaca.

“Queremos que quede como precedente que los oaxaqueños estamos hartos de todas las arbitrariedades que se cometen en nuestra contra sin que nadie haga algo por aplicar la ley”, lanzó.

La líder comercial exigió un estudio real con datos duros y estadísticas de todas las pérdidas económicas que han registrado a casi 3 meses de que estalló la jornada de lucha de la CNTE a nivel nacional y que impacta al estado.

Subrayó que el paro de actividades puede ser de manera indefinida o hasta lograr una respuesta del gobierno federal a las exigencias de los afectados en la entidad.