La Jornada.

Ciudad de México. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) definió los esquema de seguimiento a medidas cautelares en caso Iguala.

En un comunicado de la Procuraduría General de la República (PGR), el gobierno federal reconoció el diálogo y la cooperación con los representantes y los beneficiarios de las medidas cautelares en el caso Iguala, que permitieron plantear a la CIDH acuerdos sobre el esquema de seguimiento.

El pleno de la CIDH notificó al Estado y a los beneficiarios de las medidas cautelares del caso Iguala su resolución con la que determinó el establecimiento del esquema de seguimiento de las referidas medidas, a la luz de sus competencias establecidas en el marco de la Carta de la Organización de los Estados Americanos, de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, y del Reglamento de la propia Comisión.

El esquema de seguimiento que definió la CIDH, fue adoptado por esta instancia después de una serie de reuniones con los representantes del Estado y los beneficiarios, en el marco de su 159 período de sesiones, en la ciudad de Washington DC, entre el 27 y el 29 de julio de 2016.

El esquema será coordinado por el relator de país de la comisión o por otro comisionado designado para esos fines, y contará con un equipo de asesores técnicos de la secretaría ejecutiva de la CIDH.

Su actuación se desarrollará, en el contexto del seguimiento a las medidas cautelares, atendiendo a la normatividad mexicana vigente y a los estándares internacionales aplicables. Tanto el relator de país o el comisionado designado, como el equipo técnico, realizarán visitas periódicas a México, de acuerdo con las necesidades propias del esquema adoptado.