Una frase muy repetida en Estados Unidos durante la campaña electoral de Bill Clinton en 1992 dice: Es la economía, estúpido.

 

Este enunciado resulta muy ad hoc en estos días tan aciagos que vive Oaxaca como consecuencia de esta maldición cíclica. Me refiero a la enésima encalada de violencia que arremeten los “maistros” del cartel 22 con el patrocinio de políticos perversos.

 

No es necesario ser un docto en política para poder asomarse a las cloacas del laboratorio político que, una vez más, instalan en Oaxaca, políticos siniestros apegados a la línea maquiavélica de “el fin justifica los medios”. Es decir, no les importa hundir la paz social y la endeble economía de Oaxaca, provocando tal desastre. Su jugada es clara, pactan con los capos del cartel 22 que a su vez mueven a los “tontos útiles” para calibrar su fuerza política con miras a la sucesión presidencial en el 2018.

 

Como todo en política tiene signo y señal, veamos algunos indicios. La decisión del secretario de Educación Pública Aurelio Nuño de aplicar, con paso seguro, la Reforma educativa, parecía conducirlo, en caballo de hacienda, por la ruta de Los Pinos. El propio presidente Peña así lo veía y pregonaba ante propios y extrañados el éxito de la Reforma. La consideraba la más importante de su gobierno. Urgía, entonces, recurrir a los mafiosos del cartel 22 para que sus huestes lo bajaran del caballo. Y vaya que lo han hecho. No hay que perder de vista que, Nuño es uno de los pupilos consentidos del poderoso SHCP Luis de Videgaray, también prospecto para la sucesión en 2018 pero sin mayores posibilidades por la situación económica tan crítica del país. Dicen que apostaba a Nuño pero los mafiosos de la CNTE lo tienen arrinconado.

 

EL GRAN TRAIDOR

 

En Oaxaca que fue donde se prendió la mecha para la nueva embestida magisterial, Nuño sufrió traición. Moisés Robles, el huidizo primer director del “nuevo” IEEPO cometió alta traición contra el titular de la SEP. Dicen los que conocen las entrañas del IEEPO que Robles, a pesar de la trascendencia de la tarea que tenía encomendada, actuó con frivolidad y soberbia. Además de que, por su perfil, no sabía ni escribir pedagogía, su ignorancia le impidió calcular el tamaño de su responsabilidad. Llevado por la inercia del poder por el poder, actuaba con la misma visión del viejo IEEPO. Contratismo, chamba para los amigos y amigas, plazas para los altos funcionarios, tráfico de poder, etc.

 

Los capos del cartel 22 le tomaron la medida y no soltaron, en ningún momento, la estructura administrativa que significa el control total del sistema educativo. Los directores y supervisores -según me dicen- se reían de él cuando anunciaba descuentos a los maestros faltitas. Ni siquiera le entregaban los nombres y Moisés no hizo por acotar la influencia de los más “grillos”.

 

Lo peor que hizo fue engañar al titular de la SEP. Reportaba que la aplicación de la Reforma se estaba cumpliendo, que las sanciones administrativas contra maestros faltistas se aplicaban con rigor, etc. Cuando Aurelio Nuño se enteró de que en el IEEPO la anarquía seguía igual, ya era demasiado tarde. Aunque Moisés Robles fue cesado, el daño estaba hecho. Los capos del cartel 22 habían recobrado el control político de los maestros. Los volvieron a movilizar con ofrecimientos que, al parecer, ya sabían que les iba a otorgar Chong en cuanto sustituyera a Nuño en las negociaciones. Todo cuanto pidieron con la presión de los bloqueos de carreteras, saqueo de camiones repartidores y otras acciones de presión, lo obtuvieron con el benevolente titular de la SEGOB en cuanto retomó las negociaciones. Todo mundo se pregunta ¿Por qué tanta condescendencia desde la SEGOB para con los alzados capos de la CNTE? Les conceden todo a cambio de nada. Tanta mansedumbre para con los rijosos capos de la CNTE empezó a sembrar dudas, sobre todo en Oaxaca, donde la indolencia de Osorio Chong, terminó por exhibirlo como un político blandengue y timorato. Tales debilidades significan en este momento, lastres demasiados pesados para alguien con aspiraciones presidenciales. Carga sobre sus hombros los negativos de un Oaxaca sin gobierno y un conflicto que de tan prolongado, ha permitido la infiltración de los intereses más variopintos.

 

HUELGA EMPRESARIAL

 

El primer revés político lo recibió Osorio Chongo a fines de la semana pasada. Mientras anunciaba la liberación de otros capos del cartel 22 y decía a líderes empresariales que el conflicto magisterial estaba en vía de solución, volvieron a bloquear carreteras de Oaxaca.

 

Ante tantos engaños, hoy inicia la huelga empresarial. Aunque la Segob y el gobierno del estado hasta ayer cabildeaban intensamente para que el cierre de comercios no fuera contundente, todo parece indicar que la mayoría de los empresarios se unirá a la huelga. Bajarán la cortina especialmente los que han resentido las pérdidas más cuantiosas por la violencia y bloqueos de los “maistros”.

 

El Peje

 

Otra mano negra que atiza la anarquía magisterial es la del eterno aspirante presidencial Manuel Andrés López Obrador (epónimo MALO).

 

Desde que el siniestro político tabasqueño ofreció candidaturas y financiamiento de su partido MORENA para el cartel 22, su alianza con los rijosos que tienen secuestrado a Oaxaca, es más que evidente. Antes de la masacre de Nochixtlán y el endurecimiento de los bloqueos, extorsiones y saqueo de camiones repartidores, agresiones y asesinatos (como el del reportero y su acompañante, en Juchitán) en las barricadas, Oaxaca le dio más de 350 mil votos al partido del Peje. A la distancia, nadie sabe si Oaxaca sigue el mismo generoso comportamiento electoral hacia MALO.

 

A las evidencias de que el tabasqueño incita la violencia de los “maistros” para acumular capital político con miras a las elecciones del 2018, hay que agregar otra realidad inocultable. Experimentos políticos como el que sufre Oaxaca en este momento, cuestan mucho dinero. A eso podemos atribuir los dichos mediáticos de otra alianza, la del Peje con el magnate Carlos Slim. No puede ser casual que don Alfredo Harp, de pronto, brinque a la palestra y diga ahora que como buen mexicano se opone a la huelga empresarial como medida de solución al conflicto que padece Oaxaca desde hace 3 meses. Pide a los hombres y mujeres de negocios que no compliquen el conflicto con el paro, que “continúe el diálogo” ¿Por qué lo hace?

 

No es fortuito, lo hace porque don Alfredo es primo hermano del hombre más rico del planeta, Carlos Slim coaligado con el Peje.

 

Les digo, “es la política, estúpido”.