Gildardo Mota

Oaxaca, Oax.- Escaso efecto causó en la ciudadanía el primer día de paro de labores convocado por comerciantes y empresarios de la ciudad de Oaxaca, ni siquiera las líneas del transporte urbano pudieron impactar en los usuarios de este servicio, pues el transporte sub urbano y foráneo salió al quite.

 

 

Los negocios que cerraron sus puertas fueron hoteles y moteles agrupados a la asociación de dicho sector, comerciantes del Centro Histórico encabezados por Esther Merino Badiola y las líneas de transporte urbano Choferes del Sur, Transportes Urbanos de la Ciudad de Oaxaca y Guelatato.

Incluso una gran parte de socios de la Cámara Nacional del Comercio en Pequeño, la cual representa el mayor músculo de la Cámara Nacional de Comercio, abrieron las puertas de sus negociaciones, como cientos más lo hicieron en la periferia del Centro Histórico.

Los mercados públicos que se ubican en el Centro Histórico y en el resto de la ciudad de Oaxaca también mantuvieron actividades, así como tiendas departamentales nacionales y trasnacionales, en síntesis, el paro de labores que convocaron organismos de comerciantes no tuvieron el efecto que esperaban.