Estado20

Francisco Cruz

El cierre de negocios y paro de actividades en Oaxaca por 24 horas que han anunciado cámaras empresariales, comerciantes, transportistas y agentes de viajes, tiene la pretensión que el Gobierno libere y asegure las vías de comunicación, el Centro Histórico de la capital del estado, así como de instalaciones estratégicas como aeropuertos, la refinería y el centro de almacenamiento de Pemex.

 

 

 

Esther Merino, comerciante del Centro Histórico, dijo que la exigencia es hacia el presidente de la república Enrique Peña Nieto, al gobernador de Oaxaca Gabino Cué Monteagudo y al presidente municipal Javier Villacaña Jiménez, para que restablezcan el Estado de derecho, apliquen la ley y el respeto a los derechos humanos.

 

Junto a los dirigentes estatales de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), la Asociación de Hoteles y Moteles (AHMO), así de alianzas de transportistas urbanos y de material pesado, entre otros, afirmó que las manifestaciones de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) han provocado que en Oaxaca no haya condiciones económicas, políticas y sociales, que permitan su desarrollo.

 

El paro de actividades y cierre de negocios será mañana ocho de agosto y los empresarios y comerciantes realizarán una manifestación en la fuente de las Ocho Regiones a las 8:30 horas en donde emitirán un pronunciamiento.

 

“Hacemos un llamado a todos los ciudadanos, a todos los empresarios que se sientan ofendidos, que se les hayan transgredido con sus derechos, a que participen. Este es un movimiento antes que de cámaras, de empresarios, es un movimiento realmente ciudadano, en donde nos hemos unido todos los sectores, para que liberen las calles, las carreteras y el centro histórico de Oaxaca”, dijo.

 

Esther Merino insistió que con estas manifestaciones pretenden que el Gobierno restablezca las condiciones de seguridad, el libre tránsito y un alto a la violación de sus derechos humanos.