Oaxaca, Oax.- Al menos una veintena de inmuebles han sido afectados por las constantes manifestaciones y protestas de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

 

 

Y es que las afectaciones principalmente van desde al Grafiti hasta la destrucción de banquetas o fachadas.

 

Solo que las manifestaciones, marchas y protestas en las cercanías de los inmuebles de la ciudad no ha llegado a ser grave.

 

Al respecto, el titular del Instituto de Patrimonio Cultural del Estado de Oaxaca (INPAC), Jorge Alberto Valencia Arroyo, señaló que no se puede permitir que de manera liberada se afecte el patrimonio histórico de Oaxaca.

 

Comentó que la última manifestación violenta que registró la capital oaxaqueña hace varios años, afectó la arquitectura de monumentos históricos.

Puso como ejemplo el teatro Alcalá, el edificio central de la universidad, la Alameda, la Catedral y San Agustín.

 

“Si bien es cierto, los edificios hablan por sí solos de la historia de nuestros pueblos, en cada uno de ellos quedan cicatrices de los procesos históricos, no podemos permitir que deliberadamente se afecte”, afirmó.

 

Coincidió en que se respete la libertad de expresión, al tiempo que se respete el legado histórico de Oaxaca.

 

“Yo creo que ese daño resulta ser muy grande, porque de alguna manera se va golpeando la cara de la ciudad”, señaló.

De forma constante grupos sociales, organizaciones políticas, sindicatos y otros que se manifiestan en la capital a diario por calles que resultan con daños.

 

Basta recorrer algunas calles del centro de la ciudad y sus portales para darse cuenta del daño provocado por los Grafitis y agresiones a la fachadas.