El Senado de Brasil votará este martes para decidir si abrir o no un juicio contra Dilma Rousseff.

 

 

Durante una reunión, que podría extenderse hasta 20 horas, los senadores deliberarán sobre la apertura de un proceso de impeachment contra la primera mujer presidenta de ese país.

 

“El Senado se reúne hoy para ejercer una de las más graves competencias que la Constitución le confiere: deliberar sobre la apertura de un proceso de impeachment contra el jefe de Estado de gobierno”, dijo Ricardo Lewandowski, presidente de la corte suprema.

 

¿El final?

Rousseff fue suspendida en mayo pasado y desde entonces denuncia a su vicepresidente, Michel Temer, que la sucedió provisoriamente, de haber orquestado un “golpe” en su contra.

 

La primera presidenta mujer de Brasil es acusada de aprobar gastos sin la venia del Congreso y suscribir decretos para financiar al Tesoro con la banca pública.

 

 

“La presidenta está cada vez más aislada, un aislamiento muy acentuado (…) que incluye hasta su propio partido. No tengo ninguna duda de que, al igual que en el juicio definitivo, la votación será a favor del impeachment y será destituida”, aseguró el senador Aloysio Nunes a la agencia AFP.

 

El juicio iniciaría el próximo 25 de agosto, cuatro días después de la clausura de los Juegos Olímpicos de Río 2016 y durará cinco días.

 

Expansión