REFORMA

Claudia Guerrero

Cd. de México (08 agosto 2016).- La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) pidió la intervención del Senado para que el Gobierno ponga fin al conflicto magisterial, se entreguen estímulos fiscales, se apliquen programas para pagar a proveedores y se active un rescate equivalente al que se instrumenta por el paso de un huracán categoría 5.

 

Durante una reunión privada con el presidente del Senado, Roberto Gil, los empresarios denunciaron que el impacto de los bloqueos y las manifestaciones de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) va desde pérdidas económicas, hasta el desempleo y el incremento de la inseguridad.

 

“Utilizaron una expresión que me llamó poderosamente la atención: queremos que nos tomen como si hubiera pasado un huracán categoría 5 y que, en consecuencia, estamos en una situación de verdadera emergencia local”, relató el senador del PAN.

 

En entrevista, Gil anunció que a petición de los empresarios mañana martes pedirán al Secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, que fije una fecha para poner fin al conflicto magisterial.

 

“El Senado hará un llamado ahora que vendrá a comparecer el Secretario a que se fijen tiempos, circunstancias y movimientos para la solución del conflicto”, dijo.

 

“Que nos expliquen cuáles son las soluciones, las salidas de corto plazo, que no solamente se quede en la intención de resolverlo en algún momento del tiempo que vendrá hacia adelante, sino queremos una definición, un plan, una estrategia que pueda ser analizada, conocida para poder darle solución a este conflicto”.

 

Informó que, como resultado del encuentro con los empresarios, el Senado impulsará la aprobación de estímulos fiscales en al Paquete Económico del 2017.

 

Sin embargo, adelantó que los representantes del sector privado demandaron que, en el actual ejercicio presupuestal, se liberen recursos para pagar a proveedores.

 

“Están pidiendo con sentido de urgencia que en este presupuesto, antes de que cerremos el año se puedan acelerar algunos apoyos, que tiene que ver fundamentalmente con transferencias a pequeñas y medianas empresas, crear fondos de pago a las proveedurías”, informó.

 

Explicó que existe una estimación de que la deuda con proveedurías de los gobiernos locales asciende a mil 500 millones de pesos.