El subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (SG), Roberto Campa, y el comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo Ceballos, se reunieron ayer en privado con la Comisión de Seguimiento a los Hechos de Nochixtlán, Oaxaca.

 

Al concluir el encuentro, la presidenta de dicha instancia legislativa, la panista Mariana Gómez del Campo, manifestó que el comisionado dio a conocer que “el primer lesionado por arma de fuego en el enfrentamiento –del domingo 19 de junio pasado– fue un policía federal”.

 

La panista subrayó que el comisionado Galindo nos dijo que tras la agresión a policías antimotines, quienes se encontraban desarmados, fue que se dispuso la intervención de los elementos armados de la Gendarmería. Eso fue entre las 10:30 y 10:40.

 

Campa, interrogado sobre el informe que presentó el ómbusman de Oaxaca, quien acusó a la Policía Federal de disparar contra la población, sostuvo: “El defensor hizo referencia a testimonios de personas que participaron en los hechos.

 

“No los queremos menospreciar, pero es el testimonio de una persona que está involucrada en un hecho como este –el enfrentamiento en que hubo ocho muertos y más de un centenar de lesionados–, y siendo el trabajo de una instancia autónoma de derechos humanos, tiene una naturaleza y connotación diferente. Fueron testimonios de afectados, muchos de ellos heridos. Algunos ya los presentaron en Tlatelolco, pero es una visión desde la posición de las víctimas”, insistió.

 

El subsecretario aseveró: El comisionado Galindo vino a explicar la información que tiene. Naturalmente, no es la misma visión (que la del defensor).

 

Gómez del Campo manifestó, acompañada por Campa, que en la reunión hubo una visión relativa a evaluar la condición de policías como víctimas. Se nos dijo que en el operativo de desalojo de la autopista México-Oaxaca 94 agentes federales resultaron lesionados. Treinta y cuatro de ellos presentan lesiones graves, como pérdida de miembros y extremidades. Otros seis resultaron con heridas por arma de fuego; cuatro son efectivos estatales y dos federales. Uno más resultó con lesiones por esquirlas.

 

La panista expresó: Se nos informó que hubo armas en manos de civiles y que participaron seis o siete organizaciones civiles en Nochixtlán, las cuales no tienen nada que ver con el movimiento magisterial. Además, que la Procuraduría General de la República está investigando por qué su presencia y participación.

La Jornada / Víctor Ballinas