México.- En las negociaciones con la Secretaría de Gobernación, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) consiguió la regularización de cuando menos 12 mil plazas que la Secretaría de Educación Pública (SEP) había decidido no pagar por no existir los nombramientos legales para ello.

Enrique Enríquez Ibarra, secretario general de la Sección 9 de la CNTE, dijo que el pacto se alcanzó en las mesas de negociación con el gobierno federal para trabajadores de Guerrero, Oaxaca, Michoacán y Chiapas.

 

 

“Cuando se hizo la reforma [educativa] volvieron a centralizar todo el recurso [para el pago de nómina], hay compañeros que trabajaron para el gobierno federal, estatal o municipal. Hubo un desfase porque no estaban en nómina, les pagaban por honorarios. Cuando se viene el Fone [Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo], muchos maestros quedan fuera de la nómina y siguen trabajando. El acuerdo es que eso se tiene que regularizar y se tiene que pagar. Hablamos no de poquitos, sino de 7 mil en un estado, 5 mil en otro”.

 

A partir del 1 de enero de 2015, la administración federal centralizó el pago de la nómina magisterial, para lo cual fue necesario que las entidades presentaran las constancias de nombramiento de cada trabajador, para registrar y conciliar sus plazas.

 

La operación requirió la conciliación de plazas entre el gobierno federal y los estados, proceso que se venía dando desde 2014.

 

Este ajuste en el pago de la nómina magisterial ocasionó descontento y quejas por parte de los disidentes, porque quedaron fuera del pago muchos trabajadores de la educación que habían sido contratados como eventuales para cubrir a comisionados sindicales o aviadores que no acudían a dar clases, pero seguían cobrando sus sueldos.

 

En el pliego petitorio que entregó la Comisión Nacional Única de Negociación a la Secretaría de Gobernación el 15 de mayo pasado, la Coordinadora pidió “la estabilidad laboral de todos los trabajadores de la educación de base e interinos” y “plaza de base para todos los trabajadores de la educación”.

 

En los casos específicos de Oaxaca y Michoacán se referían a “miles” de maestros, conserjes, y personal de apoyo a la enseñanza que se integraron a la Coordinadora y que quedó suspendido a partir de la publicación de la reforma educativa y a partir de 2015, en Oaxaca.

 

Según Enrique Enríquez, el proceso para regularizar los pagos a profesores que habían sido contratados como temporales con contratos de tres o seis meses que se fueron renovando quedó concluido en las mesas de negociación que se instalaron desde el pasado 22 de junio entre la Coordinadora y la Secretaría de Gobernación.

 

“No fue un error de los maestros, sino de cómo regresaron la nómina al centro y dejaron a muchos docentes fuera. Son los compañeros que viven más lejos, lógicamente tardan en llegar sus cheques o bien las nóminas tenían que bajar al municipio o a la oficina más cercana de la SEP a cobrar en efectivo y entonces ahí quedaron fuera”, mencionó.

 

El Universal /

justiciaysociedad@eluniversal.com.mx