Héctor Gutiérrez y Rolando Herrera

Cd. de México (11 septiembre 2016).- Bajo el lema de que todas las familias son familias y merecen respeto, activistas, familias y miembros de la comunidad gay marchan hacia la Catedral Metropolitana.

 

Afuera de ese recinto religioso, exigirán que el Cardenal Norberto Rivera que salga a dar la cara y que deje de entrometerse con el Estado laico; incluso, a través de la plataforma Change.org pedirán al Papa Francisco que lo destituya.

 

Esto luego de que ayer miles de personas, encabezadas por obispos y líderes religiosos, marcharan en 70 ciudades y localidades del país para repudiar los matrimonios igualitarios, la ideología de género y la adopción por parte de parejas de un mismo sexo.

 

“Vamos a pedir la destitución de Norberto Rivera porque es un señor que ha hecho mucho daño al tejido social, se lo vamos a pedir al Papa y demostraremos que esta es una ciudad de libertades”, mencionó Patria Jiménez, vocera del Frente Orgullo Nacional México (Fonmx)

 

La movilización, que fue convocada por los 60 colectivos Lésbico Gay Bisexual Transexual e Intersexual (LGBTI) que conforman el Fonmx, partió de la Plaza Tlaxcoaque, en la Ciudad de México.

 

En la marcha, participantes de todas las edades y preferencias sexuales, así como familias diversas, muestran su rechazo a la homofobia y el discurso de odio que, acusan, promueven la Iglesia y el Frente Nacional por la Familia.

 

“¡Estado laico sí, intromisión del clero no!” y “¡Derechos iguales a lesbianas y homosexuales!”, son algunas de las consignas que corearon los manifestantes.

 

Con banderas del arcoiris, disfraces y pancartas, los inconformes exigen también que se respete el Estado laico y que la religión deje de incidir en la política.

 

“No es posible que, en pleno Siglo XXI, haya gente, pues que siga pensando así, todos somos personas y todos tenemos familia”, mencionó Karla Miranda.

 

“No es posible que casi 200 años, desde 1859 que fueron aprobadas las Leyes de Reforma, la Iglesia quiera seguir metiéndose en la política, pero no van a lograr quitarnos nuestros derechos, ya ganamos”.

 

Con la consigna de que todas las personas, independientemente de su sexualidad, merecen amar y ser amadas, los manifestantes buscan demostrar con esta movilización que en México es posible vivir con una mentalidad de respeto y tolerancia.

 

Reforma