¿Sabías que Pablo Escobar gastaba más de 2.500 dólares el mes en gomas para envolver su dinero? ¿Y que cuenta con diversos tesoros todavía sin descubrir? La vida de Pablo Escobar estuvo repleta de excentricidades, y Netflix se ha encargado de contarla a través de su serie Narcos.

 

 

 

Este viernes, la plataforma de streaming Netflix presenta la segunda temporada de esta serie que tanto éxito ha cosechado durante su primera temporada. Una serie en la que se ha tratado de representar, de la manera más fiel a la realidad posible, cómo era la vida del narco rey.

 

 

Pablo Escobar y su problema con el dinero

 

Durante los últimos días de Pablo Escobar, se estima que el ‘Patrón del Mal’ ganaba aproximadamente 420 millones de dólares semanales. Tal era la fortuna que atesoraba el narco rey, que incluso tuvo que enterrar el dinero en diferentes localizaciones del país. Pese a haberse cumplido casi 23 años desde su fallecimiento, a día de hoy siguen desenterrándose varios de los tesoros enterrados por los secuaces de Pablo Escobar.

 

Tal era su fortuna, que llegaba a gastarse 2.500 dólares al mes en gomas para agrupar su dinero. Pablo Escobar almacenaba su dinero en las bodegas de sus diversas viviendas, lo que provocó que, llegará a perder un diez por ciento de su fortuna porque las ratas se comieron sus billetes.

 

En una ocasión, Pablo Escobar y José Gonzalo Rodríguez Gacha, alias el Mexicano, decidieron apostar dos millones de dólares en un partido de fútbol. Cada uno de los equipos estaba formado por jugadores profesionales de ensueño elegidos por los dos narcos. Todos aquellos jugadores tuvieron que volar hasta casa de Pablo Escobar para jugar el partido en uno de sus terrenos privados.

 

Como su fortuna era incalculable, Escobar decidió quemar más de un millón de dólares en efectivo para mantener a su hija caliente mientras huían de las autoridades. Se estima que el patrón del mal contaba con un patrimonio neto de 30 mil millones de dólares.

 

La hacienda Nápoles, una de las propiedades más famosas

Entre su infinidad de propiedades, se contaban por decenas en Colombia, Pablo Escobar contaba con una hacienda llamada Nápoles. Esta propiedad era tan grande que contaba con 27 lagos artificiales, tres zoológicos, un parque jurásico con réplicas de dinosaurios a escala real e incluso la pista de motocross más grande de América Latina.

 

En esta hacienda también se podrían encontrar dos helipuertos, una pista de aterrizaje de un kilómetro de largo, un taller mecánico y su propia gasolinera. Un total de 3.000 hectáreas compuestas por diez casas y más de 1.700 empleados.

 

En sus zoológicos se pudieron encontrar desde avestruces y camellos hasta cebras y jirafas. Todo tipo de aves exóticas e incluso cuatro hipopótamos fueron reunidos en los diversos zoológicos del Patrón del Mal.

 

De hecho, tras el fallecimiento de Pablo Escobar, esos cuatro hipopótamos comenzaron a reproducirse llegando a establecer una manada de entre 30 y 50 hipopótamos. Un problema para la sociedad colombiana pues dañaron diversos cultivos y amenazaron al ganado, a los agricultores y a los pobladores de la zona.

 

Fuente: http://cadenaser.com/