Periódico Reforma

Félix Zapata

Cd. de México (10 septiembre 2016).-

Al “Chaco” no le interesa el centenario

Con un gol al 92′, América se llevó el Clásico Joven al vencer 4-3 al Cruz Azul, en una tarde que será recordada como una de las grandes remontadas del cuadro azulcrema y una “cruzazuleada” histórica.

Quince días después de caer ante Chivas en el Clásico Nacional, las Águilas vinieron de atrás para remontar luego de que al medio tiempo pintaba 3-0 a favor de los celestes.

Silvio Romero apareció para rematar un centro y poner la ventaja azulcrema frente a una Máquina que se complicó la vida con una roja al 52′, de Aldo Leao.

El conjunto cementero simplemente arrolló a los dirigidos por Ignacio Ambriz en la primera parte, empezando por una genialidad de Christian Giménez.

El “Chaco” cobró un tiro libre por encima de la barrera que fue imposible para el portero Moisés Muñoz, al 18′. El argentino naturalizado mexicano apareció de titular, pese a que venía disputando los compromisos de suplente.

Giménez no defraudó ni a su gente ni a Tomás Boy y se apuntó el segundo al 21′, tras una gran jugada de Jorge Benítez. El “Conejo” se quitó a tres rivales en el área y sacó al portero, antes de que el balón quedara a modo en un rebote para que el “Chaco” lo mandara guardar.

Las Águilas no sabían cómo tener siquiera el balón y Paolo Goltz lo perdió en una salida que Benítez aprovechó para acarrear hasta el área, donde tuvo que ser derribado por Rubens Sambueza.

Hasta entonces, el capitán había pasado desapercibido y aquí cometió el penalti que Francisco Silva convirtió al 25′, en su tercer gol tras tres penas máximas que ha cobrado en la Liga MX.

Sólo que esa fiesta celeste se complicó con la roja a Leao, quien metió plancha sobre Javier Güémez.

En el segundo tiempo, Oribe Peralta remató solo para cruzar el balón en un centro a balón parado, al 53′, justo en la jugada que provocó la falta del colombiano.

Con ese miedo, Boy decidió jugar con línea de cinco y sacó al “Chaco”, lo que las Águilas aprovecharon.

Encima, Romero metió cabezazo a primer poste, tras un centro de Renato Ibarra, al 73′, para avivar las esperanzas.

El empate vino al 90′, con un cabezazo en la cocina de Pablo Aguilar, hasta que en tiempo de compensación apareció de nuevo el “Chino” para marcar el del triunfo.

Tomás Boy se fue molesto y sus jugadores, como Jorge Benítez y Enzo Roco, visiblemente frustrados tras encararse no sólo con la terna arbitral sino con Michael Arroyo.