El sector privado de Oaxaca reportó una pérdida económica acumulada de 5 mil millones de pesos luego de 117 días de protestas y bloqueos carreteros generados por la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

 

 

Tan sólo el sector hotelero reportó 600 millones de pesos en daños económicos y el sector restaurantero afectaciones por más de 3 mil 200 millones de pesos con un despido de poco mas de 3 mil 800 trabajadores y el cierre de 49 negocios de la rama gastronómica.

 

Los dirigentes de las diferentes cámaras empresariales, advirtieron que aún cuando no se ha reportado ninguna fuga de inversión, hay daños cuantiosos por la caída y desplome de las ventas y reservaciones, el cierre de empresas y el despido de personal.

 

Por ello, demandaron al gobierno federal su intervención para atender en lo inmediato la crisis económica generada por las protestas de los maestros y exigieron se generen las condiciones para que Oaxaca recobre su normalidad y su estabilidad social, además de su reconciliación.

 

“Si no se generan las condiciones advertimos de un serio colapso que se podría ver reflejado con un cierre masivo de empresas”, dijo Juan Carlos Rivera, presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles de Oaxaca.

 

Por su parte, Onésimo Bravo, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera, dijo que las bajas ventas en los restaurantes ha causado que se despidan a 3 mil 800 trabajadores, sin contar los descansos obligatorios a mas de mil empleados diversos, entre cocineros, lavaplatos, cantineros, meseros, entre otros.

 

En cuanto al número de empresas cerradas, dijo que hay un registro de 49 restaurantes cerrados, 21 en la zona metropolitana, el último que cerró fue “Los Canarios”, que estaba ubicado en la zona del centro histórico de Oaxaca.

 

Pese a ello, el presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles de Oaxaca consideró como una buena señal, el repliegue y la reducción del plantón de la CNTE del zócalo de Oaxaca y el retiro de los comerciantes ambulantes de la zona.

 

“Vemos como un alivio que se desmovilice la CNTE, las imágenes de un zócalo semi-despejado, alientan al turismo, ojalá pierda el temor y se anime a visitarnos este fin de semana largo”, dijo.

 

Confía en que la presencia de turistas pueda reportar un repunte durante los festejos patrios de más del 45 por ciento.

 

Milenio