Maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y comerciantes afines se retiraron del plantón ubicado desde mayo pasado en la Plaza de la Ciudadela.

 

 

Por la mañana, algunos inconformes comenzaron a quitar sus casas de campaña y se espera que en el transcurso del día queden despejadas las vialidades.

 

Personal de limpia del Gobierno capitalino lava la plaza y calles aledañas donde estaban ubicadas las carpas de maestros provenientes de los estados de Chiapas y Guerrero.

 

Los trabajadores retiran lonas, madera y plásticos que los manifestantes abandonaron en las calles Enrico Martínez y Emilio Dondé.

 

Inconformes afirmaron que de no retirarse hoy, existe la amenaza de un desalojo de la Policía capitalina.

 

En tanto, locatarios del mercado de la Ciudadela denunciaron que el plantón provocó pérdidas del 15 y 20 por ciento en sus ventas.

 

Eva García Jiménez, secretaria general de la Unión de Artesanos y Similares de la República Mexicana, sostuvo que la recuperación económica de los comerciantes se dará en ocho meses.

 

 

Reforma