Con las calles teñidas de verde botella, blanco y azul marino, las Fuerzas Armadas mexicanas desfilan en la Ciudad de México a 206 años del inicio de la Guerra de Independencia.

 

 

Acompañado por los secretarios de Defensa y Marina, el Presidente Enrique Peña Nieto y su familia observan la parada desde un balcón en Palacio Nacional.

Previo al inicio del desfile, el Mandatario izó la bandera mexicana en el asta localizada en el centro de la plancha del Zócalo capitalino, también conocida como Plaza de la Constitución.

Posterior a ello, entró a Palacio Nacional, donde están como invitados los presidentes de las dos Cámaras del Congreso, ministros de la Suprema Corte de Justicia y altos mandos castrenses.

Al son de tambores, trompetas y bandas de guerra, los cientos de capitalinos que acudieron al evento observan, desde gradas colocadas en torno al Zócalo, la procesión de miles de soldados, marinos y vehículos militares.

En el desfile participan aproximadamente 23 mil 471 elementos de las fuerzas armadas.

De ese número, 11 mil pertenecen a la Secretaría de Defensa Nacional; 3 mil 630 a la Marina; y el resto son miembros de la Policía Federal, la Asociación Mexicana de Charros e, incluso, una comitiva de los deportistas que participaron en los pasados Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

También desfilará una bandera monumental, 48 banderas de guerra, 149 aeronaves, 266 caballos, 23 vehículos navales, 448 vehículos terrestres y 65 unidades caninas.

En este desfile también se celebra el 50 Aniversario del Plan DNIII y los 100 años de la industria militar.

Desde las primeras horas de la mañana, cientos de familias capitalinas acudieron al primer cuadro de la Ciudad para observar la parada.

Mientras que algunos apartaron con sillas y mochilas sus lugares en Paseo de la Reforma, Avenida Juárez y Eje Central; otros, los más afortunados, accedieron con boleto en mano al Zócalo capitalino.

La ruta del desfile, que tendrá una duración de 2 horas, partirá de la Plaza de la Constitución y avanzará por Paseo de la Reforma rumbo a Campo Marte.

En las gradas ubicadas en el Zócalo abundan banderas mexicanas, cornetas y los presentes aprovechan para hacer la tradicional ola

de los estadios de futbol.

En esta ocasión, se invitaron a 400 niños aplicados de diversas escuelas, quienes cursan el sexto grado.

Los menores fueron colocados en los en nueve balcones de lado izquierdo a donde se encuentra el Primer Mandatario.

Los Secretarios del Gabinete fueron retirados de ese sitio para ubicarlos en los balcones de la derecha.

REFORMA