Por: Gildardo Mota

Luego de manipular infructuosamente a grupos de trabajadores de base con un posible albazo relacionado a la reforma de la Ley del Fondo de Pensiones para Trabajadores del Gobierno del Estado, el diputado local de extracción panista y también titular de la comisión permanente de administración de justicia en la LXII Legislatura Local, Gerardo García Henestroza, ayer se despejaron dudas y quedó claro que en lo que resta del Gobierno de Gabino Cué Monteagudo, no habrá tal reforma.

 

 

 

Y es que diversos grupos de empleados de base con las movilizaciones y la presión ejercida sobre legisladores locales, prácticamente rebasaron al Comité Ejecutivo del Sindicato de Trabajadores de los Poderes del Estado que encabeza Felipe Noel Cruz Pinacho, así como a sus respectivos delegados sindicales, quienes asumieron una actitud de defensa a los intereses patronales (Gobierno del Estado), que no la de sus representados.

García Henestroza en su afán por posicionarse políticamente y legitimarse como presidente de la Junta de Coordinación Política de la LXII Legislatura Local, se ofreció ante los grupos de trabajadores inconformes para abordar el tema de la posible reforma a la Ley de Pensiones, primero ofreció escucharlos y agregarlos en la discusión de la propuesta en mesas de trabajo, posteriormente prometió la entrega del pre dictamen, el que incluso públicamente aseguró que enviaría por correo electrónico, nunca cumplió el diputado del PAN.

Ayer, cientos de trabajadores de base se manifestaron ante la Cámara de Diputados, bloquearon todos sus accesos y exigieron una reunión con el citado legislador para que rindiera cuentas ante un posible albazo durante la sesión ordinaria de la LXII Legislatura Local que se realizó por la tarde, los manifestantes arribaron a las once de la mañana y tres horas después fueron recibidos por García Henestroza y la presidenta de la Comisión Permanente de Presupuesto y Programación, Iraís Francisca González Melo.

Durante el encuentro con una comisión que representó a los cientos de trabajadores inconformes, el diputado García Henestroza mostró un rostro desencajado, informó que no habría tal reforma, que el tema no estaba siquiera ingresado en el orden del día y pidió disculpas por malos entendidos, al final reconoció su torpeza por aspirar a legitimarse como líder legislativo.