G. Romero, R. González, J. Quintero, L. Gómez, B. Teresa Ramírez, M. Servín, R. Llanos, A. Bolaños y A. Cruz

abriela Romero, Rocío González, Josefina Quintero, Laura Gómez, Bertha Teresa Ramírez, Mirna Servin, Raúl Llanos, Ángel Bolaños y Alejandro Cruz

Periódico La Jornada

Sábado 17 de septiembre de 2016, p. 2

Los capitalinos ya se cansaron de que no se trabaje en la planeación de esta ciudad, afirmó el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa, quien en entrevista con La Jornada anunció la desaparición de la Agencia de Gestión Urbana (AGU), uno de los principales proyectos de su administración; asimismo, adelantó movimientos no en el gabinete, pero sí en su equipo de trabajo, y confirmó que la relación con el gobierno de Enrique Peña Nieto ya, hasta ahí dio.

 

 

Mancera refirió que uno de los problemas más preocupantes en materia de seguridad pública es que en la capital cada vez hay más personas armadas, por lo que reiteró que es urgente despistolizar a la Ciudad de México, pues, resaltó, quienes son detenidos y presentados ante la Procuraduría General de la República por portar un arma de manera ilegal, son puestos en libertad en unas horas.

En el terreno político, descartó que una fuerza distinta a la izquierda llegue a gobernar esta capital en 2018. La disputa será entre el PRD y Morena, remarcó Mancera Espinosa, quien hoy informa sobre su cuarto año de gestión al pleno de la Asamblea Legislativa.

Subrayó que no se vislumbran cambios en su gabinete, aunque si en la Central de Abasto y en la dirección de servicios urbanos.

Consideró que sería un fracaso si la Asamblea Constituyente no logra aprobar la Constitución de la Ciudad de México, aunque, precisió, esta entidad podría seguir funcionando con su Estatuto de Gobierno.

Sobre su relación con el gobierno de Enrique Peña Nieto, afirmó que lograron avances como la reforma política y la asignación de recursos del fondo de capitalidad, pero dijo, se ha marcado una distancia reiterada y permanente con la Federación.

El mandatario capitalino señaló que hay diferencias con la Iglesia católica por temas como los matrimonios igualitarios, el aborto y la educación sexual, pero aseveró que en la capital del país el clero ya perdió esas batallas.

En la entrevista realizada en las instalaciones de este diario, Mancera, destacó que la Ciudad de México es el motor de la economía nacional, por lo que no se puede frenar su desarrollo, porque eso afecta a todo el país.

El reto, la planeación de la ciudad

Mancera remarcó que hoy tiene marcadas tareas sobre las que hay que trabajar mucho más: la movilidad y la planeación urbana, por ejemplo, porque creo que la sociedad ya se cansó de que no se trabaje en una línea de planeación.

Sin embargo, explicó que la construcción no se debe detener, que es indispensable para la economía de la capital, pues esta actividad representa 17 por ciento de su producto interno bruto (PIB).

Si frenas la construcción, se acabó. No se puede detener, la ciudad se tiene que transformar las zonas de vocación única son un error que no se puede dar en este momento. Es como si dijera en esta cuadra sólo puede haber edificios y si quieres hacer un mercado no se puede.

Por eso se mostró seguro de que las nuevas reglas para la edificación de vivienda que se discuten en la Asamblea Legislativa van a pasar, y citó los casos de Azcapotzalco, que sólo tiene uso de suelo industrial o la colonia Atla-mpa, en Cuauhtémoc, que parece un pueblo vacío con bodegas,

Apuntó que no se puede regresar al bando dos y prohibir que se construyan en determinadas delegaciones, por lo que planteó que se haga conforme a las características de la geografía de la ciudad, manteniendo vigente la restricción en barrancas y áreas verdes.

En ese sentido, apuntó, van las nuevas disposiciones legales, en crear una nueva manera de planeación, respetando programas delegacionales urbanos, porque frecuentemente les dan vueltas por mil lados.

Sin embargo, reconoció que se trabaron las negociaciones al interior del recinto legislativo por la propuesta de crear un instituto que decidiera todo el uso de suelo de la ciudad, lo que no podía ocurrir, pero sí vamos a tener la derogación de la Norma 26, que no funciona y no permite que la ciudad evolucione.

Se pronunció por fijar reglas claras y dejar la norma exclusivamente al Instituto de Vivienda (Invi), que sí puede entregar una vivienda en medio millón de pesos, que realmente vale 3 o 2 millones de pesos cuando menos, a las personas que realmente la necesitan.

El jefe de Gobierno dijo que no esperará a que la Asamblea Legislativa reforme la Norma 26 y anunció que está listo un programa dirigido a los jóvenes y se analizan opciones como la hipoteca inversa.

Con relación a los polígonos de actuación, manifestó son válidos, siempre y cuando se justifiquen, pues si tienes un predio que quedó en medio de edificios, pero fuera de ese permiso, puedes hacer uso de esa figura para construir.

Garantizada la gobernabilidad

Mancera Espinosa afirmó que el gobierno capitalino no puede ser ya de imposiciones, porque esta es una ciudad con una sociedad tan participativa que difícilmente lo permitiría y remarcó que no hay ingobernabilidad o conflicto político mayor.

En su opinión no vislumbra riesgos de cambio en la línea política de la Ciudad de México para las elecciones de 2018, por lo que seguirá siendo de izquierda, toda vez que la disputa en las urnas será sólo entre el PRD y Morena.

Si no existiera esa segregación, esa separación, esta actitud sectaria de la izquierda, hoy estarías hablando que no habría ninguna duda, pero hoy es ¿quién va a ganar la ciudad, Morena o el PRD? No veo el riesgo de que hubiera un cambio mayor.

Comentó que si bien PAN y PRI pueden ganar una o dos delegaciones políticas, no así la jefatura de gobierno; “veo a la ciudad en ese ánimo; tiene mayoritariamente –por lo vivido y acontecido– una tendencia progresista en esta línea de izquierda”.

–¿Le preocupa quien gane la próxima elección?

– La gente va a votar por quien quiera en 2018, pero que llegue Morena o el PRD dependerá de varias factores, primero, el que la gente quiera un cambio y ,dos, que haya una preferencia electoral auténtica, de vocación y que en los números rebase una a la otra, aunque sea de manera muy cerrada. Por eso, va a ser muy importante para esos dos cuántos votos jalan de PAN o PRI, eso sí va a ser muy importante.

Relación agotada

Para el jefe de Gobierno la relación política con el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, permitió a la Ciudad de México que se aprobara una iniciativa sobre salario mínimo, la reforma política, así como obtener recursos para los fondos para la infraestructura social y el de capitalidad, pero, reconoció, ya hasta ahí dio.

Las zonas de vocación única son un error. Si frenas la construcción, se acabó. La ciudad se tiene que transformar, dijo Mancera a La JornadaFoto Víctor Camacho

Por ello, agregó, se está planteando una distancia permanentemente con la Federación, que se ha visto reflejada en temas como el recorte presupuestal para la capital, y criticó que se pretenda asignar 18 mil millones de pesos al tren suburbano México Toluca, y ni un peso a las ampliaciones del Metro.

Lo que hace el gobierno federal, subrayó, es copiar los programas impulsados por su administración, como es el caso de Cunas CDMX, que el gobierno federal aplicará con el nombre de Cuna Prospera, estrategia en la que hasta el discurso se han fusilado.

En cuanto a decisiones que han afectado su popularidad como jefe de Gobierno, insistió en que incrementar la tarifa del Metro fue indispensable para evitar que ese servicio se colapsara ante las condiciones en que se encontraba.

–¿Aun a costa de su popularidad?

–Eso no importa, porque hubiera sido mucho más grave que un tren se te descarrile y que la línea A, por ejemplo, ya no pueda funcionar.

Al afirmar que no habrá más modificaciones en su gabinete, aunque sí en el Central de Abasto y en la dirección de servicios urbanos, ubicó a los titulares de las secretarías de Gobierno, Patricia Mercado y Desarrollo Económico, Salomón Chertorivski, como funcionarios que no son de la izquierda.

En el caso de Chertorivski, quien quiere ser jefe de Gobierno, precisó, hable con él, yo ya se lo he dicho, que no exagere, porque además, cuando exageras, te puede resultar contraproducente.

El ejecutivo local también habló sobre el recién iniciado proceso para aprobar la Constitución de la Ciudad de México, en el que, dijo, tendrá que haber diálogo con todas las fuerzas políticas que integran la Asamblea Constituyente, pues de lo contrario se corre el riesgo de que no sea aprobada, algo que a nadie convendría, aunque, aclaró la ciudad podría seguir funcionando con su estatuto.

Lo que si es un hecho, dijo, es que la reforma política ya está, por lo que el próximo jefe de Gobierno va a poder designar al procurador, al secretario de seguridad, va a tener una policía centralizada y una hacienda pública centralizada.

Basura

El mandatario capitalino manifestó que la CDMX cuenta un plan para acabar con el envío de 6 mil toneladas de basura al estado de México, con la construcción de una planta de biodigestión y un termovalorizador, mediante la firma de una asociación público privada (APP) o un proyecto para prestación de servicios (PPS).

La ubicación más viable para ambas plantas es la Central de Abasto, aunque todavía está en estudio, se prevé que puedan procesar entre 3 mil 500 y 4 mil toneladas diarias de basura; y que las licitaciones correspondientes se emitirán en octubre”, señaló.

Hoy, argumentó, se tiene un plan. De 12 mil toneladas que se generan diariamente, entre 6 mil y 8 mil se envían a los rellenos sanitarios mexiquenses, pero todo se paga y eso no lo dicen. El problema va a ser para quienes están recibiendo el dinero por la basura que nosotros mandamos, dijo al referirse al exhorto del estado de México para que revise su estrategia sobre desechos sólidos.

Esa disposición de los residuos es carísima y se cubre con el presupuesto de la ciudad y parte del fondo metropolitano, y agregó que sí va a firmar un convenio, como pide el gobierno estatal, que diga: vamos a dejarles de enviar (esa basura), porque tenemos esos proyectos, afirmó.

En esos proyectos, señaló, se hará una fuerte inversión, pero ambas plantas generarán energía eléctrica con la que se atenderán la demanda del Metro y parte de las instalaciones de gobierno, por lo que ya no tendrá que pagar ese servicio a la Comisión Federal de Electricidad.

Para sacar adelante este proyecto, explicó, se analiza formar una APP o un PPS a 20 o 30 años.

Recordó que hace dos administraciones, se aplicó por primera la figura del PPS, pero ahora están malditos, cuando en realidad son una buena idea, pues de otra manera no tendrías forma de funcionar. No es una privatización, sino contratar a alguien que tiene la capacidad de darte el servicio y tú le pagas una renta.

La iglesia perdió la batalla

Sobre las relaciones con la Iglesia católica, Mancera dijo que hay un distanciamiento muy claro en lo que se refiere a que su administración apoya temas como el aborto y la diversidad sexual. Quisieran que nosotros no apoyáramos la marcha por el orgullo gay, pero es algo cada vez más fuerte y se va consolidando en la ciudad.

Paradójicamente, estamos trabajando con las parroquias en el asunto del desarme voluntario, ahí nos están ayudando mucho apuntó.

Agregó que su batalla es en Aguascalientes, en Durango, en esos lugares donde un representante de la iglesia pueda insultar al presidente; fue gravísimo, a mí me parece muy fuerte, y que además tengan el respaldo de la sociedad.

Al señalar que hay candidatos a la Presidencia de la República que le dan la vuelta a esos temas temas, juzgo un error que el gobierno de la República haya buscado implantar los matrimonios igualitarios mediante una reforma legal, cuando se se trata de generar un cambio en la sociedad en todo el país.

En el caso de la Ciudad de México “este ha sido un trabajo donde la ciudad fue ganando en posicionamiento, por eso hoy es ciudad gay-friend, pero no todas pueden serlo. Hay temas que siguen siendo tabú en otras sociedades” apuntó.

Por otro lado, Mancera abordó un tema delicado relacionado con el nuevo sistema de justicia penal: muchas personas están saliendo de las cárceles. Antes teníamos 25 ingresos y 10 egresos, y ahora es lo contrario, salen muchos más de los que ingresan y el sistema acusatorio nos va llevar a que cada vez haya menos gente en prisión, advirtió

Eso suena muy bien, una sociedad que no tiene gente en la prisión; pero en la realidad es que tienes a muchos que estaban en ese control social y ahora están afuera, los tienes en la calle. Hoy tenemos 10 mil personas más en la calle, situación que pudiera ser complicada para la ciudad, entonces tenemos que mejorar los controles en la calle en materia de seguridad.