A tres días de un derrame de hidrocarburos, que Petrlóleos Mexicanos aseguró que no afectaba a la población y ya estaba controlado, medio centenar de habitantes de la localidad Piedra Blanca, perteneciente a San Juan Guichicovi, abandonaron sus domicilios y se refugiaron en el salón de usos múltiples.

 

 

Lo anterior debido al fuerte olor a gasolina, lo que impidió a los pobladores a pernoctar en sus localidades; los inconformes acusaron irresponsabilidad de Pemex, al asegurar que ya tenía control de la situación.

Los habitantes de Piedra Blanca durmieron en sus domicilios en tanto esperan que personal de esa dependencia federal nuevamente realice labores de limpieza del hidrocarburo.

Pemex aseguró ayer que controló un un derrame provocado por una toma clandestina en el poliducto Minatitlán–Salina Cruz, ubicada en el poblado de Piedra Blanca, de este municipio.

“Nuestros técnicos ejecutaron trabajos para eliminar los artefactos colocados ilícitamente procediendo a reparar el ducto afectado, para posteriormente realizar la limpieza y saneamiento de la zona afectada. Pemex presentará la denuncia ante el Ministerio Público, para que se efectúen las averiguaciones correspondientes y deslindar responsabilidades”, presumió en un comunicado.