Claudia Salazar/Reforma

Cd. de México (18 septiembre 2016).- Para evitar actos de corrupción y conflictos de interés, el Presidente Enrique Peña Nieto propuso reformas legales para poner más candados en la definición de consejeros independientes de Pemex y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

 

 

En una de las iniciativas enviadas a la Cámara de Diputados junto con el paquete económico de 2017, plantea homologar el marco legal de ambas empresas productivas del Estado con la nueva Ley General de Responsabilidades Administrativas, que forma parte del Sistema Nacional Anticorrupción.

Las leyes vigentes indican que los candidatos a consejeros independientes no deberán ser clientes, prestadores de servicios, proveedores, contratistas, deudores o acreedores de Pemex y la CFE.

La iniciativa presidencial añade a esta disposición que el candidato a consejero independiente no debe tener a Pemex o CFE entre sus clientes.

“No tener una relación comercial importante con Pemex o alguna de sus empresas productivas subsidiarias o empresas filiales, ya sea como cliente, prestador de servicios, proveedor, contratista, deudor o acreedor, a título personal o bien, como accionista, consejero, administrador o directivo del nivel jerárquico inferior a dicho administrador, de una persona moral que tenga dicha relación comercial”, propone para Pemex.

La misma redacción se propone para reformar la ley de la CFE.

“Lo que se busca es que el supuesto de impedimento para ser designado consejero independiente se actualice para ambas partes de la relación comercial, tanto del consejero hacia la empresa productiva como de esta última hacia el primero”, explica la iniciativa presidencial.

La iniciativa establece que los consejeros independientes no podrán ocupar, durante el tiempo de su gestión, empleo, cargo o comisión en entes privados con los que tengan conflicto de interés.