La larga lista de posibles integrantes del equipo de colaboradores cercanos al gobernador Alejandro Murat, a veces crece o se acorta. Va de acuerdo al dulce pasatiempo de muchos políticos que palomean y luego tachan nombres. Es el deporte del momento.

 

En la terna, por ejemplo, con los nombres para liderar la bancada mayoritaria de diputados priistas en el congreso del estado, fueron palomeados y luego tachados, Samuel Gurrión Matías y “la peladita” Sofía Castro.

 

La “gran influencia” política que presumía Gurrión en Juchitán y buena parte de la región del Istmo, solo era parte de su imaginación. Tal jactancia quedó desecha cuando su hermano Daniel perdió como candidato, por segunda vez, a la presidencia municipal. La afluencia de votos para el PRI en la zona, también fue un artificio.

 

A Sofía, quien entró como candidata emergente por la condición de género, ganó el distrito de Tlacolula, pero por su carácter irascible nadie le reconoce cualidades políticas. Con actitud soberbia y mal hablar intenta suplir su presencia. Este fue el análisis que hicieron quienes tacharon a Sofía como pastora de la nueva camada diputadil.

 

Finalmente, la semana pasada trascendió una ingrata noticia de corrupción en la que ligan al hijo de la diputada María de las Nieves García.

 

Desde hace meses está en proceso una investigación contra Enrique Durán García, hijo de la citada diputada. Está acusado por su dualidad de funcionario público-constructor. Es delegado del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (BANSEFI) y hacia obras públicas.

 

Piden sus detractores que se le investigue por un supuesto fraude por más de catorce millones de pesos que, dicen, cometió a través de la constructora Colores de México S.A de C.V. La investigación refiere que esta empresa recibió el dinero de la Secretaría de Salud de Oaxaca, para construir el Centro de Salud en el municipio de Santiago Chazumba, perteneciente al distrito de Huajuapam. La obra sigue sin concluir.

 

¿Esto qué significa? Que su señora madre también ha sido borrada entre los prospectos para portar el báculo en el tirado poder legislativo.

 

Me dicen que el daño colateral es ineludible políticamente para doña María de las Nieves. El nuevo gobierno entra agobiado por un alud de denuncias ante la gran corrupción que la sociedad percibe del gobierno que fenece. Tal situación lo obliga a elegir con pulcritud a sus colaboradores más importantes. Revisar con lupa su trayectoria política y personal no solo de ella sino de su parentela y hasta de sus relaciones. Al menos es la tónica que ha divulgado el gobierno entrante y no puede incumplir. Sería muy mala señal.

 

La diputada Nieves, en caso de pastorear a sus homólogos tricolores, sería la primera presidenta de la Junta de Coordinación Política del congreso del estado. Es decir, representante el poder legislativo pero, tener un hijo con esos señalamientos, simplemente la borra.

 

Así que la lista de candidatos se reduce a dos jóvenes. El economista Luis Antonio Ramírez Pineda con amplia trayectoria tanto en puestos relevantes de la administración pública federal como en posiciones políticas. Ha sido director de Finanzas del ISSTE y del FOVISSTE, diputado federal, director de estudios económicos del congreso federal. Su experiencia legislativa lo hace el más idóneo pero la moneda está en el aire. En caso de que la diputación por el distrito de Tlaxiaco que, en este momento se litiga en tribunales, se la adjudicaran al PRI, se reduciría el número de plurinominales. Entonces, el camino de Luis Antonio sería hacia el nuevo gabinete.

 

El emergente sería Donovan Rito, ex presidente municipal de Tehuantepec y ex director del Instituto de la Juventud.

 

TIEMPO DE CUERVOS

 

Hace seis años, los capos del cartel 22 se frotaban las manos. Al adjudicarse el mérito de haber catapultado a Gabino Cue al gobierno, les dio preeminencia en el IEEPO y hasta en el gabinete. Manejaban a su antojo y con gran opacidad el presupuesto del IEEPO calculado en más de 30 mil millones de pesos. Disponían a su libre albedrío, el tráfico de plazas, ascensos, cambios, títulos falsos, etc.

 

Se constituyeron en un gobierno de facto, al grado de poner y quitar miembros del gabinete. Sostuvieron al grado de la ignominia, al Secretario del Trabajo. Daniel Juárez con todo y que fue sorprendido y exhibido robando una cartera en un centro comercial. Lo mismo hicieron con el director del Instituto del Migrante y un gran número de altos funcionarios. Les daba sobreprotección el senador chilango Benjamín Robles Montoya con quien compartían el poder.

 

No contaban con la decisión del gobierno federal para quitarles el IEEPO. El golpe los aturdió. Perdieron momentáneamente el presupuesto y su estructura administrativa como instrumentos de control. Se reagruparon con una suerte endemoniada y volvieron a alzarse sobre Oaxaca con financiamientos de AMLO y del magnate Carlos Slim ligado políticamente al dueño del partido MORENA. Del tabasqueño obtuvieron muchas diputaciones y presidencias municipales. Del hombre más rico del mundo, financiamiento a través del partido del tabasqueño. No se puede entender de otra manera el pago de 200 y hasta 500 pesos, cada día o noche, a los activistas en los bloqueos y barricadas.

 

El negocio del cartel 22 es boyante. Por eso me parece una imbecilidad que los funcionarios del gobierno federal y estatal se jacten de que la CNTE “aceptó una tregua”, que la actividad escolar se normalizará.

 

Nada más falso. Al menos en Oaxaca, donde bien conocemos su modus operandi desde hace 36 años, sabemos que los capos del cartel 22 han hecho del enriquecimiento inexplicable su ventura. Ninguno de sus ex dirigentes o jefes de tribu, puede ocultar su nueva realidad de opulencia.

 

Por eso resulta una tontería que nos digan los bárbaros han entrado en razón y que dejarán en paz a Oaxaca, a sus niños y jóvenes en edad escolar. Si alguna acción de sensatez se les ve es por la presión de los padres de familia. Cada día son más las escuelas donde les dan trato de apestados.

 

Están actuando como cuervos. vuelan sobre Gabino Cue para seguir medrando el agotado presupuesto. Viene el último informe de gobierno y luego la toma de posesión de Alejandro Murat. Como siempre, vuelven a frotarse las manos ante la gran bolsa de dinero que significa permitir mediana tranquilidad en ambos eventos políticos.

 

Esto explica que, pese al anuncio de las autoridades, sus activistas permanezcan en el zócalo y las principales calles del Centro Histórico y se muestren más coléricos, al grado de secuestrar y agredir a una compañera reportera embarazada.