El titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño Mayer, negó que existan acuerdos con secciones del magisterio disidente para no aplicar la reforma educativa en algún estado de país. Asimismo, aseveró que el recorte presupuestal planteado para la dependencia, de 10.3 por ciento, afectará lo menos posible a los programas centrales.

 

 

Entrevistado después de su visita a la escuela primaria Modelo, en la delegación Miguel Hidalgo de la Ciudad de México, el funcionario desmintió las afirmaciones de la vocería de la sección 7 del magisterio en Chiapas, agrupada en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), de que el regreso a clases se dio gracias a un acuerdo político para entregarles 150 millones de pesos y que se suspendería la reforma en la entidad.

 

Es absolutamente falso (que exista algún tipo de convenio político en ese sentido). No hay ningún acuerdo con la sección 7 de Chiapas, ni con ninguna otra sección que implique la suspensión la reforma.

 

Nuño subrayó que no hay excepciones, por lo que la reforma educativa se aplica en todo el país, pues incluso en las entidades donde se ha rezagado y que son donde hay amplia representación de la CNTE (Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Michoacán), se seguirá avanzando.

 

Refirió que el proceso de evaluación continuará aplicándose en todo el país e incluso recordó que el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) la ha replanteado.

 

Ahora constará de tres etapas: un reporte de responsabilidades; después un proyecto educativo que se desarrollará en cada escuela donde están trabajando los maestros, y esos proyectos serán examinados por evaluadores, que a su vez serán certificados por el INEE, y la tercera etapa es el examen de conocimientos, tanto pedagógicos como disciplinarios.

 

La Jornada / Emir Olivares Alonso