Me cuentan algunos perredistas que su partido está a punto del desmoronamiento en Oaxaca.

 

La ambición desmedida de Amador Jara lo lleva a pensar que podría apoderarse del PRD para luego hacer la yunta con su hermano Salomón al frente del partido MORENA. Así controlarían dos de los negocios, digo partidos más redituables.

 

Los partidos, a nivel nacional, en este año recibieron subvenciones por más de 4 mil millones de pesos, además de las prerrogativas en cada estado, pero tantos recursos públicos no llenan la avidez de estos dirigentes. Quieren más y para lograrlo no reparan en los medios, incluso el criminal.

 

Eso pasa en el PRD chapulinero y también en el PAN.

 

AFRENTAS

 

Cuentan que el candidato perdedor Estefan Garfias, convocó a una comida con los jefes de las tribus perredistas para analizar las causas del fracaso de la campaña y, de paso, comunicarles su deseo de entrar al relevo en la dirigencia estatal después de que Carol Altamirano y el “merolico” Hugo Jarquín, lo dejaron al garete. El convivio que casi termina como aquel emblemático “Rosario de Amozoc”, fue en la casa del ex candidato a gobernador, por los rumbos de San Felipe del Agua.

 

Al que vieron más compungido fue al ex dirigente estatal Rey Morales Sánchez. Su estado de ánimo estaba más que caído porque, a decir de los enterados, el mismo Pepe Toño le había ofrecido una posición en su gabinete. Es de creerse porque el interlocutor directo del PRD con el candidato durante la campaña, fue precisamente Rey Morales.

 

Comieron y bebieron como buenos perredistas pero el alcohol hizo aflorar más la desesperación de Rey Morales (“mi rey de Monterrey”, en los tiempos de la vendimia pre electoral.)

 

Al hablar sacó a relucir su abatimiento por dos cosas: porque no ganó su candidato y por haber perdido la oportunidad de ser Secretario. Allí señaló con índice de fuego a Amador Jara como el “gran traidor”. Lo acusaba por “no jalar parejo” pero la situación se tensó más cuando Rey se atrevió a decir que “me han dicho que pactó con José Murat”.

 

Fue la gota que derramó el vaso. Me comentan testigos que Amador, también ebrio, se lanzó a empujones contra Rey. La actitud era tan violenta que hasta las damas pidieron cordura.

 

Se agudizó tanto el encono que, días después, Amador Jara expulsó a Rey de la tribu UCD que comanda. Éste, por su parte, en su calidad de miembro de la dirigencia nacional, pidió designaran a un delegado nacional para poner orden pero resultó contraproducente. Efectivamente, nombraron delegado pero este llegó solo en calidad de turista y cuando agotó el presupuesto del partido, se esfumó. Dicen que se fue agobiado por el tremendo canibalismo entre las tribus perredistas.

 

A MUERTE

 

Comentan en las filas amarillas que lo delicado del asunto es que el enfrentamiento entre estos dos cabecillas del partido, está crispando de división en la tribu UCD y en el mismo partido; además, los enconos están tocando límites de criminalidad.

 

Días después, Paco Niño, un destacado activista del PRD en Tuxtepec, invitó a varios jefes tribales de su partido a la fiesta de su cumpleaños. Nuevamente, se encontraron en esa fiesta Rey y Amador. De igual manera corrió el güisqui y el mezcal. Y, otra vez, los dos cabecillas se vieron las caras, como queriendo pelear. Las amenazas contra Rey y su protegido Palemón Gregorio, se repetían entre los gritos de Amador.

 

De menor peso, Rey midió el agua a los camotes y se salió de la fiesta, fue rumbo a su hotel. Dicen que a medio camino recibió una llamada de otros “amigos” de partido: “vente al hotel, tenemos unas amiguitas aquí, hay que seguirla fiesta”.

 

Entre los efluvios del güisqui, Rey reaccionó y le dijo al chofer, vámonos a Oaxaca. A kilómetros de distancia de Tuxtepec, otra voz alertó a Rey de que la invitación a seguir la fiesta era una celada planeada por Amador Jara.

 

 

 

Todo esto ha motivado a Rey para presentar denuncia contra Amador Jara ante la fiscalía por amenazas de muerte. Esto será de hoy a mañana, según le recomendaron sus abogados que le dicen: la cosa es dejar testimonio.

 

La pregunta es ¿Por qué tanto encono? En el mismo PRD hacen conjeturas. Dicen que los votantes de Oaxaca siguen siendo codiciados desde Puebla donde el gobernador y su asesor de cabecera Diódoro Carrasco, no quitan el dedo del renglón con miras a la campaña presidencial del 2018.

 

Quieren que Pepe Toño Estefan se apodere de la dirigencia del PRD en Oaxaca, con la venia de Amador Jara. Rey se opone y hace alianza con Raymundo Carmona y Lenin López.

 

Desde Puebla, Moreno Valle y Diódoro vislumbran que en Oaxaca podrían obtener buen número de sufragios en el 2018. Piensan que con una estrategia de proximidad lograrían algunos acuerdos con los hermanos Salomón y Amador. Uno mandamás del MORENA y el otro del PRD.

 

Con el PAN chapulinero casi amarrado en el proyecto Moreno Valle candidato presidencial, dibujan un panorama electoral conexo a sus planes. Este es el meollo del asunto.

 

LOS AZULES

 

Paradójicamente, dos notables panistas en Oaxaca, con sus yerros y corruptelas abonan al proyecto Puebla. La compulsiva acumuladora de dinero público, Antonia Natividad Díaz, insiste en no soltar el hueso de la JUCOPO. Resbaló el pasado fin de semana en el ridículo al llegar a su oficina en la cámara de diputados pero sus compañeros de bancada la regresaron con cajas destempladas.

Se retiró convencida de que la corrupción envileció su incipiente carrera política. Le comunicaron que también perdió la controversia jurídica y su presencia en la JUCOPO había finalizado.

Salida tan vergonzante del congreso, ha marcado a la dama ejuteca. Perdió la curul a la que, motu propio, ya no volvió. Se empaña su intento de saltar a la dirigencia estatal dado que su protector Juan Iván, también ha perdido autoridad moral en su partido como dirigente local.

Como efecto rebote, la caída de Antonia Natividad pega a la estructura que su dirigente nacional Ricardo Anaya estaba formando con ella y con Juan Iván. A los dos consideraba líderes con gran ascendencia que podrían abonar a su proyecto para la candidatura presidencial, pero fallaron.