Aunque el voto de las mujeres en México está reconocido constitucionalmente desde 1953, las habitantes del municipio Guevea de Humboldt, en Oaxaca, votaron este martes por primera vez para elegir a sus autoridades municipales.

 

 

Por primera vez y 63 años después que en el resto del país, este martes 20 de septiembre las mujeres del municipio de Guevea de Humboldt ejercieron su derecho al voto.

 

Esto lo obtuvieron gracias a un juicio que 11 mujeres interpusieron en 2014 ante el Tribunal Electoral del Poder de Justicia de la Federación (TEPJF), para que las autoridades municipales, bajo el Sistema Normativo Interno de Usos y Costumbres, les permitieran votar y ser votadas.

Estas 11 mujeres se inconformaron porque en las elecciones locales de 2013, no se les permitió que participaran en la asamblea electiva de la comunidad; además argumentaron que la determinación del Tribunal Electoral de Oaxaca, que dio por válida esa elección, restringía sus derechos al atentar contra la equidad de género y la universalidad del sufragio.

 

 

En esa primera sentencia se reconoció la violación al principio de igualdad de las mujeres, pero se declararon “inoperantes” los agravios argumentando el favorecimiento del derecho de autodeterminación de la comunidad. Por lo cual la elección se declaró valida.

 

Los magistrados federales que estudiaron la impugnación de las 11 mujeres, quienes se inconformaron legalmente por la validación de la elección, le dieron les razón a ellas y determinaron que el Ayuntamiento de Guevea de Humboldt omitió cumplir con el criterio de igualdad de género, lo que “constituyó un obstáculo al derecho de impartición de justicia”.

 

Por ello determinaron revocar el acuerdo de validez de la elección en Guevea de Humboldt que emitió el Tribunal Electoral de Oaxaca, y ordenaron que se convocara a una elección extraordinaria, que se celebró este 20 de septiembre, y donde la premisa sería la participación de las mujeres y los hombres en condiciones de igualdad.

 

Dos años de espera para votar

 

“A raíz de la resolución del Tribunal se mandó a hacer una elección extraordinaria; sin embargo, no se había podido llevar a cabo. El Instituto comenzó a trabajar con la administración municipal, con quienes se fue concretando la realización de la elección con la participación de las mujeres, pero este proceso se llevó más de dos años”, explicó a Animal Político el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO).

 

Debido al tiempo que tomó que las agencias municipales acordaran la manera en la que se desarrollaría la elección, fue hasta este martes que se celebraron nuevamente las elecciones ordinarias municipales.

 

En el tiempo transcurrido, David González Cruz (por determinación del Congreso de Oaxaca) fungió como administrador municipal, asumiendo el cargo en enero de 2015.

 

Este martes, los habitantes de Guevea de Humboldt votaron para elegir alcalde y regidores en materia de salud, obras, seguridad, hacienda y educación, mediante tres planillas que, aunque fueron encabezadas por hombres, incluyeron también a mujeres.

https://twitter.com/IEEPCO/status/778300373337374720?ref_src=twsrc%5Etfw

Un camino largo para la participación de las mujeres

 

“Hemos vivido situaciones muy fuertes en la participación política, porque si bien dicen que las mujeres tenemos ahora derecho de estar en espacios de toma de decisión, eso no es verdad, porque para que las mujeres participen antes deben de pasar por los obstáculos que ponen a esa participación los varones”, dijo Silvia Pérez, de la organización Ciarena, que se dedica a la defensa de los derechos de las mujeres indígenas en Oaxaca.

 

La defensora recuerda que en elecciones celebradas en otros municipios que se rigen por usus y costumbres, como ha ocurrido en Ejutla y San Juan Lanana, las mujeres que se han atrevido a participar en cargos de elección popular vía el voto ciudadano, han tenido que afrontar elecciones violentas derivadas de la inconformidad de algunos hombres, quienes les impidieron gobernar a pesar de haber ganado, además de convertirse en blanco de calumnias y hasta intentos de linchamiento, comentó Silvia Pérez.

 

El reconocimiento del derecho de las mujeres a votar, aun cuando las comunidades donde viven se rijan bajo el sistema normativo interno de usos y costumbres, “es un gran avance de la lucha de las mujeres”, comentó Rogelia González, fundadora de la Organización de Mujeres 8 de Marzo.

 

“Ahora que tenemos esas leyes habrá que ir a las comunidades a despertar a las mujeres, para que no se sientan solas y se animen a participar, nos falta un buen trecho para que podamos hacer que los varones entiendan que para que un país viva en democracia tenemos que estar las mujeres ahí”, concluyó.

 

Este año Oaxaca tendrá 417 elecciones por sistemas normativos de usos y costumbres, aunque las autoridades estatales no cuenten con un registro que permita conocer en qué comunidades las mujeres siguen siendo relegadas en su derecho de votar, existen algunas que pelean en tribunales electorales su derecho a votar y ser votadas, como lo hicieron 11 mujeres de Guevea de Humboldt.

ANIMAL POLITICO