Varios notarios públicos consultados, coinciden en declarar que resulta muy delicado que su colega Marcial Pérez, en su calidad de presidente de su colegio, se haya coludido para el “piñatazo” de ocho nuevas patentes (fíat) que autorizó el gobernador sin apegarse a la convocatoria ni otros formalismos que ordena la Ley.

 

Marcial Pérez, al violentar la Ley del Notariado, pone en duda su mismo papel de fedatario y su calidad de profesional del derecho investido de fe pública ¿Si aquí adopta actitud sospechosa que certidumbre puede dar ante un cliente? se preguntan. La actitud de un notario debe ser intachable porque la ciudadanía que acude a él confía plenamente en su persona para “hacer constar la autenticidad de los actos y hechos a los que por disposición de la ley o por voluntad de los interesados, se les deba dar formalidad de carácter público”. Así lo dice la ley pero don Marcial, me dicen, entró en connivencia a cambio de dos notarias para sus recomendados, de las ocho autorizadas. Aún discuten un fíat más que autorizó hace seis años Ulises Ruiz Ortíz pero que no le dio tiempo de firmar.

La nueva comalada de fíats, es discutible porque, como toda actitud sospechosa, me informan que fueron entregados en lo “oscurito”. A los beneficiarios los citaron en el palacio la noche del pasado fin de semana. Les ordenaron callar hasta que, dentro de 30 días, formalicen la documentación con la dirección de notarías.

Si bien es cierto que el titular del Poder Ejecutivo está facultado para designar a los Notarios, la expedición de patente tiene que cumplir con la ley. No hubo convocatoria abierta; no se revisó el ordenamiento de que señala que “la designación de los Notarios de Número se determinará de acuerdo con el número de habitantes de cada Distrito Judicial”.

Varios fedatarios me dicen que, para evitar la saturación de notarías, están proponiendo revisar el incumplimiento del artículo seis que ordena que “en el Estado de Oaxaca, los notarios de número no excederán de uno por cada cincuenta mil habitantes del Distrito Judicial correspondiente, tomando como base los censos generales de población, practicados por el INEGI”.

Entre algunos de los favorecidos también salta la duda de que se apeguen a requisitos como el de tener, cuando menos, cinco años de práctica de la profesión de abogado y haber practicado un año en alguna notaría. Entre los agraciados están: Max Toledo, Raymundo Chagoya, la hija de Hugo Manuel Félix; la hermana del consejero jurídico Víctor Hugo Alejo Hernández; Karla Gómez, entre otros nombres que se filtraron.

LA DUDA

La diputada local electa María de las Nieves García Fernández, en carta a este espacio me dice que el delegado del Bansefi en Oaxaca, no es su hijo Enrique Durán García sino su hermano Ahmed Durán García.

En mi entrega de hace dos días mencioné que Enrique estaba participando con la constructora “Colores de México SA de CV” en el levantamiento del centro de salud de Chazumba, obra que no han concluido pese a una inversión de 14 millones 733 mil pesos. Los constructores están pidiendo 18 millones de pesos más para su terminación. La señora García niega que su vástago esté en el negocio.

La información que, indudablemente, afecta políticamente a la diputada Nieves, trascendió en los momentos que se da la puja por la designación del coordinador (a) de la bancada del PRI en el congreso del estado. Tal cargo significa ser, literalmente, la o él representante del próximo poder legislativo en el primero de los dos años que tendrá de vigencia esta cámara.

El puesto, como todo en política, es muy codiciado lo que explica el golpeteo mediático.

El trascendido allí está. Chazumba insiste en su centro de salud que sigue inconcluso. Persiste la sospecha sobre la inversión en esta obra y muchas más de la SSO que quedaron a medias. Nada se conoce cabalmente por la gran opacidad y corrupción que identifica al gobierno por concluir.

Los periodistas debemos mantener una actitud escéptica frente a los hechos públicos pero cuidar al mismo tiempo una visión cívica de la política donde es frecuente el golpe bajo de acusar a los demás de pecados propios.

El trascendido allí esta, toca ahora al equipo del gobernador electo, verificar la información para no caer en yerros anticipados de un gobierno del que hay grandes expectativas sobre el combate a la corrupción. Aquí el texto:

Sr. Felipe Sánchez

Columnista del Imparcial

 

Me refiero a su entrega del 19 de septiembre donde hace alusiones a mi persona y a mi familia, entiendo que por desconocimiento de causa toda vez que su columna goza de un gran prestigio y credibilidad, por tanto, debo precisar lo siguiente:

 

El Delegado de BANSEFI en Oaxaca, no es mi hijo Enrique Durán García sino su hermano Ahmed Durán García.

La obra del Hospital de Chazumba em la Mixteca Oaxaqueña, es una obra de 2008, como consta en el anexo que le envío. En ese año, fungía como Secretaria General del ICADEP Nacional; ningún cargo en la Secretaría de Salud.

Mi actividad como Diputada Federal en 2013 se caracterizó por la gestión de obra pública en diferentes rubros y para diferentes comunidades de Oaxaca, no sólo en materia de Salud Pública, sino también en materia deportiva, de cultura, infraestructura educativa e infraestructura para el desarrollo como pavimentaciones.

Mi obligación como Diputada Federal era, entre otras muchas, recibir a los presidentes municipales de todo el estado y escuchar sus planteamientos para apoyarlos en lograr sus objetivos a favor de los oaxaqueños.

Soy una mujer que se dedica a la política, no a la industria de la construcción y puedo asegurar también que ninguno de mis hijos tiene empresa constructora alguna.

Soy una ferviente defensora del derecho a la información y de la transparencia, por lo que me pongo a sus órdenes para cualquier aclaración.

 

Agradezco que pueda hacer pública esta carta cuyo único interés tiene que ver con la verdad, así mismo me reitero como lectora de su columna que considero referente de la vida política y social de Oaxaca.

 

Atentamente

Dra. María de las Nieves García Fernández.