Alberto Ortiz

 

 

A una semana de que concluya el segundo período ordinario de sesiones del Tercer Año de ejercicio legal de la LXII Legislatura local, la Mesa Directiva suspendió la sesión programada para ayer, debido a la falta de condiciones ante la protesta de los colonos de la Vicente Guerrero.

 

Y es que poco antes del medio día, los manifestantes cerraron los tres accesos a la sede del Poder Legislativo ubicada en San Raymundo Jalpan, como medida de presión para los integrantes de la comisión de Gobernación presidida por la priista María Lilia Mendoza Cruz.

 

Sin embargo, ante la radicalización de los inconformes el presidente de la Mesa Directiva de la LXII Legislatura, Adolfo Toledo Infanzón, informó que la Sesión Ordinaria programada para el día jueves 22 del presente se suspende y se reanudará hasta nuevo aviso.

 

Lo anterior, dijo a través de un oficio turnado a los 42 legisladores y personal de base, “con la finalidad de garantizar la seguridad de los empleados que laboran en el Honorable Congreso, ante la situación que prevalece por la toma de las instalaciones”.

 

En el documento remitido a la Oficialía Mayor del Congreso estableció que la sesión se reprogramará en el día y fecha que se hará saber con oportunidad a los legisladores, así como al personal que labora en el Poder Legislativo del estado.

 

Debido al cierre de todos los accesos a la Cámara de Diputados local, algunos diputados en su mayoría priistas se refugiaron en el restaurante “Bindií”, localizado a unos 800 metros de la sede Legislativa.

 

Ahí en las mesas de café departieron los coordinadores del PRI, Alejandro Avilés Álvarez y Jesús López Rodríguez del PRD, mismos que recorrieron los reducidos espacios para desahogar la “agenda” informal.

 

Uno a uno, los representantes populares Félix Serrano Toledo, Gustavo Díaz Sánchez, Palemón García, Iraís González, expusieron sus temas y sentires al ex presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo).

 

Posteriormente, los diputados priistas festejaron la suspensión de la sesión ordinaria (ante penúltima) del segundo período del Tercer Año de ejercicio legal y optaron por acudir a una comida en otro restaurante cercano a festejar a un funcionario legislativo.

 

A la sede parlamentaria no arribó ningún diputado de la fracción panista.

 

En la “congeladora” seguirán las poco más de 600 iniciativas de ley que los 42 diputados no han sacado en los tres años que están por concluir, entre estas la Ley Indígena, Ley del Notariado, entre otras.

 

Los integrantes de la fracción parlamentaria del PRI únicamente legislarán iniciativas que tienen que ver con la próxima administración (priista) y tal vez una nueva deuda para el estado por más de 2mil millones de pesos.