A quince días de la renuncia del ex secretario de Hacienda, el presidente aceptó que fue él quien ordenó al exfuncionario lograr el encuentro con el republicano.

La polémica visita de Donald Trump el pasado 31 de agosto se realizó tropiezo tras tropiezo. El diario estadounidense The Washington Post fue el primero en reportar el encuentro en Los Pinos, sin embargo la oficina de la Presidencia lo negó. El republicano tuiteó que aceptaba una invitación por parte de México, y el gobierno de Peña tuvo entonces que reconocer sí se realizaría el encuentro.

 

El día de la visita, Trump y Peña dieron una conferencia de prensa en la que ambos coincidieron en la importancia de la relación México–EU. Sin embargo, unas horas después y por separado, cada quien dio su versión sobre uno de los temas más polémicos de la campaña presidencial: el muro fronterizo.

 

En la presentación de su política inmigratoria en Arizona, el empresario convertido en político aseguró que México aceptó la construcción y el pago por el muro. Peña Nieto después dijo en una entrevista televisiva que esto era mentira.

 

EL DECLIVE DE VIDEGARAY…

 

Varios medios mexicanos reportaron que el entonces secretario de Hacienda había sido quien sugirió y gestionó la cita, misma que ayudó a subir los números en las encuestas del republicano, de acuerdo con varios medios estadounidenses.

 

Una semana después, Peña convocó a una conferencia en Los Pinos para anunciar la salida de su compañero de batallas políticas. La noticia fue anunciada por la exvocera de la dependencia horas antes.

 

La renuncia del “cuate” Videgaray hace más profunda la crisis del gobierno de Peña

 

Días después, en el foro Commander-in-Chief sobre seguridad nacional organizado por la NBC, Trump aprovechó para hablar de la polémica cita. “Si ves lo que pasó, mira las secuelas de hoy, donde la gente que organizó el viaje a México ha sido forzada a salir del gobierno”.

 

Fiel a sus contradicciones, el aspirante a suceder a Barack Obama tuiteó horas después que la renuncia de Videgaray acababa con la posibilidad de “acuerdos maravillosos” entre ambas naciones.

 

“Con Luis, México y Estados Unidos habrían tenido acuerdos maravillosos juntos, donde México y EU habrían obtenido beneficios”…

 

Esta es la primera vez que Peña Nieto se refiere públicamente al papel de Videgaray en su última semana en el gabinete federal.

 

¿Y Hillary Clinton..?

 

La oficina de la Presidencia mexicana aseguró que invitó a los dos candidatos principales de EU a reunirse con Peña Nieto, pero la aspirante demócrata rechazó la invitación y se abrió una posibilidad de que ambos se encontraran en Nueva York, en el marco de la Asamblea General de la ONU que está sucediendo en estos días.

 

Mientras se confirma, Peña confesó al periodista José Cárdenas que haber aceptado el encuentro con Trump quizá fue apresurado. “Quizá nos apresuramos, quizá nos faltó ponderar la reacción social que se iba a presentar en México”. Sin embargo, defendió de la siguiente manera: “Me sostengo en la necesidad de construir diálogo y de tender puentes de entendimiento ante lo que señala el candidato”.

 

Tan lejos de Dios y tan cerca de Trump

 

El secretario de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo Villarreal, hizo una velada referencia a Trump y sus posibilidades de llegar a la Casa Blanca.

 

“Hay muchos países relacionados con la economía de Estados Unidos, pero muy pocos como México, México debe estar ahí, sí tenemos que platicar con el diablo para garantizar la seguridad y futuro del pueblo mexicano y estadounidense, hablaremos entonces con el diablo” dijo Guajardo.

 

La declaración se dio en el marco de American Soceity / Council of the Americas donde se reunieron representantes de gobiernos latinoamericanos para hablar al respecto de la Alianza del Pacifico/Trans Pacific Partnership.

 

The Huffington Post