Afp

Charlotte. La policía de Charlotte dará a conocer el video de la muerte de un afroestadunidense durante un encuentro con oficiales del Estado de Carolina del Norte (sureste), dijo el jefe de la fuerza, Kerr Putney a los periodistas este sábado.

 

 

El jefe de policía de Charlotte-Mecklenburg dijo que hará pública “la filmación de la cámara corporal y la de la cámara fija” que capturaron los disparos contra Keith Lamont Scott, cuya muerte el jueves desató disturbios desde entonces y reiterados llamados a la publicación del video.

La familia del afroestadunidense ultimado por la policía en Charlotte ya había divulgado un dramático video del incidente que convulsionó a esta ciudad.

El caso, que se suma a una larga lista de muertes de afroestadunidenses a manos de la policía, desató indignación y manifestaciones que llevaron al gobernador del estado a declarar el estado de emergencia en Charlotte.

Cientos de personas marcharon la noche del viernes por las calles del centro de la ciudad reclamando la divulgación de los videos, en un ambiente de relativa calma y bajo estrecha vigilancia policial y de efectivos de la Guardia Nacional, coreando la consigna “sin justicia, no hay paz”.

Un toque de queda a partir de la medianoche (04:00 GMT) entró en vigor por segunda noche consecutiva, luego de que los manifestantes desafiaran la orden el jueves y se registraran episodios de violencia esporádicos, con policías dispersando a manifestantes con gases lacrimógenos.

Incidencia en la campaña

El incidente de Charlotte también afectó la campaña electoral hacia las elecciones presidenciales del 8 de noviembre.

La alcaldesa de Charlotte, Jennifer Roberts, pidió a la candidata demócrata Hillary Clinton y a su adversario republicano Donald Trump que retrasaran sus visitas, alegando que la ciudad contaba con pocos recursos para garantizar su seguridad en estos momentos.

La campaña demócrata se hizo eco del llamado. “Después de discutirlo profundamente con líderes de la comunidad, hemos decidido posponer el viaje del domingo (de Clinton) para no afectar los recursos de la ciudad”, señaló un comunicado.

“Ella planificará la visita para el otro domingo, si las circunstancias lo permiten”, añadieron.

Clinton había exigido anteriormente la publicación “sin demora” del video del incidente tomado por las fuerzas de seguridad.

“¡No le disparen!”

Scott fue ultimado el martes de un disparo en un complejo de apartamentos en momentos en que la policía buscaba a otro sospechoso.

La policía dice que Scott portaba un arma; su familia que llevaba un libro y que esperaba pacíficamente a su hijo en una parada de autobús.

El video de dos minutos y 16 segundos filmado con un celular por la esposa de la víctima, Rakeyia Scott, y divulgado por sus abogados, no muestra el tiroteo propiamente dicho y tampoco responde en forma concluyente si portaba o no un arma.

Pero capta los momentos que rodearon al hecho, mientra ella suplica a los policías que no abran fuego.

“No le disparen. No le disparen, no tiene arma. No tiene arma. No le disparen”, se le escucha decir al comienzo de la filmación.

“Tiene una TBI, no les va a hacer nada, muchachos”, dice ella, aparentemente refiriéndose a una lesión cerebral (traumatic brain injury). Varios vecinos dijeron a la Afp que Scott era minusválido y tenía problemas para hablar.

“¡Arroje el arma! ¡Arroje el arma!”, se escucha a los agentes gritar.

“No dejes que rompan las ventanas. Sal del auto”, grita Rakeyia a su esposo.

Luego, se escucha el sonido de cuatro rápidos disparos, y se ve a Scott yaciendo boca abajo en el asfalto, rodeado de policías.

“¿Le dispararon? ¿Le dispararon?”, se escucha a la esposa gritar.

La familia de Scott pudo observar el video policial y encabezó los reclamos para hacerlo público.

El manejo del caso en Charlotte contrasta con el incidente similar que tuvo lugar la semana pasada en Tusla, Oklahoma, donde el video policial fue divulgado y la agente involucrada fue acusada de homicidio involuntario en primer grado del afroestadunidense Terence Crutcher.

En Charlotte, el agente policial que disparó contra Scott es afroestadunidense.

Según el abogado de la familia de Scott, Justin Bamberg, en el video policial no hay un arma visible en sus manos, y se lo ve retrocediendo cuando recibe los disparos.

“Sus manos están bajas a los lados. Actúa calmado”, dijo Bamberg a la cadena CNN. “Uno ve algo en su mano, pero es imposible determinar en las imágenes de qué se trata”.

Barack Obama, el primer presidente afroestadunidense en la historia de Estados Unidos, se expresó brevemente este viernes sobre los hechos, mientras se preparaba para inaugurar en Washington el museo dedicado a la historia afroamericana.

“Las personas que ven lo que pasa en Charlotte y que visitarán este museo comprenderán mejor las reivindicaciones de los negros, lo cual les permitirá considerar con detenimiento y decir: ‘Comprendo, me compadezco'”, dijo el mandatario.