Por: Gildardo Mota

A dos semanas de realizarse las elecciones de concejales en el municipio de San Pedro Ixtlahuaca, los pobladores del lugar manifiestan su malestar con el mal gobierno que encabeza, Ernesto Graviel García Ramos y advierten con rechazar la imposición de Jorge Duarte Escobar, como posible aspirante a la presidencia municipal, quien pretende ser impuesto por la actual autoridad.

 

Y es que el edil en turno ha convertido a la administración municipal en una agencia familiar de colocaciones, situación que agravia a sus gobernados, quienes pese enfrentar el temor de ser agredidos por un grupo de pistoleros que protegen al munícipe, están dispuestos a buscar el cambio y dejar en el pasado a las autoridades emanadas a propuestas de giros negros y de policías estatales cesados por actos de corrupción.

De acuerdo a información aportada por pobladores inconformes de San Pedro Ixtlahuaca, con cargo al presupuesto del ayuntamiento “laboran”: Leticia Audelo Reyes, presidenta del DIF Municipal y esposa del presidente; Karina Salazar, tesorera del DIF Municipal y nuera del Presidente; Alvar Salazar, hermano de la nuera del Presidente y suplente del Síndico Municipal; Iván y Carlos García Ramos, choferes del ayuntamiento e hijos del Presidente.

Asimismo, se ubican Carmen Ramos, madre del Presidente; Daniel García Ramos, asesor , ex agente de la Policía Judicial del Estado, cesado y recluido por cometer un homicidio, y hermano del Presidente; Levis y Luis García Ramos, asesores “jurídicos”, hermanos del Presidente; Elizabeth García Reyes, secretaria municipal y sobrina del munícipe; Leobardo García Reyes, chofer y sobrino del edil y Fredy Pacheco Audelo, Regidor de Seguridad, cuñado de Daniel García Ramos, hermano del Presidente.

Cabe referir que las elecciones por sistemas normativos internos (usos y costumbres) se llevarán a cabo este 9 de octubre en el municipio de San Pedro Ixtlahuaca.