*Legisladores y dirigentes cuestionan estrategia federal para enfrentar crisis

 

 

 

Alberto Ortiz

 

Legisladores locales y dirigentes de profesionistas coincidieron en las serias afectaciones a la economía, derivadas del alza en el precio del dólar al ubicarse por encima de los 20 pesos.

 

De entrada, hay un aumento de precios, subrayó el priista Adolfo Toledo Infanzón, toda vez que “ al tratarse de una depreciación a escala global, hay un impacto general en las mercancías que dependen directamente del extranjero”.

 

Indicó que hasta el momento no se ha visto una afectación significativa, pero hay algunos bienes de consumo que se compran en dólares y se venden en pesos y quienes sufrirán ajustes constantes.

 

De acuerdo con cálculos económicos, destacó que un aumento de 10% en el tipo de cambio se traduce en apenas 0.2% en la tasa de inflación anual.

 

Toledo Infanzón comentó que México tiene a su favor que no es el único país que atraviesa por una depreciación y tampoco es el que más pierde.

 

Sin embargo, anotó que el reto será lograr un peso más fuerte, lo que requiere de una mayor fortaleza económica.

Así mismo resaltó que el sector salud es uno de los afectados, dado que la mayoría de los medicamentos son importados, por lo que es una realidad que el alto precio de la divisa estadounidense afectó al sector en el país.

 

Otro que resulta con impactos a la alza es el de la construcción, dado los precios del acero y sus derivados.

 

En tanto, Horacio Antonio Mendoza, dirigente de Nueva Izquierda – Costa del Partido de la Revolución Democrática (PRD), sostuvo que al rebasarse la barrera de los 20 pesos por dólar, los bolsillos de los mexicanos y por ende de los oaxaqueños tienen impactos negativos.

 

Sostuvo que los mercados de alimentos (importados) y energía, son otros de los que pegan directo a los bolsillos de los habitantes, quienes en cuestión de días recienten los ajustes en los precios, tanto en tiendas de auto servicio como en mercados locales.

 

“Veamos como la federación enfrenta la crisis y no orilla a los mexicanos a la informalidad como una forma de solventar las necesidades básicas, por la falta de empleo y encarecimiento de productos y servicios básicos”, reiteró.

 

También, José Marcos Matus dirigente de la Sociedad Mexicana de Ingenieros (SMI) alertó sobre el encarecimiento en el precio de obras de infraestructura carretera, de vivienda y obra pública, ante el alza en el precio del dólar.

 

“Sin el pago del gobierno del estado a los constructores locales y con un dólar inalcanzable, no sabemos cómo vamos a terminar el año en Oaxaca o si terminaremos en la calle o sin bienes”, criticó el líder.