Benjamín Méndez

Autoridades municipales, agrarias y católicas de San Lucas Quiaviní, negaron la participación de Virginia Olivera Aguilar como candidata a la presidencia municipal de esta localidad que pertenece al distrito electoral de Tlacolula de Matamoros.

 

 

Estas autoridades, conformadas por hombres, también amagaron con negarles el derecho a votar durante la asamblea general celebrada ayer para designar al nuevo presidente municipal.

En esta población, que se rige por sistemas normativos internos o usos y costumbres, la tradición es que en asamblea general el presidente municipal saliente propone un candidato, la Iglesia católica y el Comisariado de Bienes Comunales, también proponen a sus respectivos candidatos. El pueblo también propone su candidato. En la elección, entonces, participan un total de cuatro candidatos.

Previamente, también en asamblea general, los integrantes del cabildo municipal son electos y el cual ya estaba integrado sólo por hombres.

Ayer, durante la elección cada una de las partes propuso a sus candidatos. El pueblo, por su parte, propuso a Virginia Olivera; esto, sin embargo, no agradó a las autoridades municipales, agrarias ni católicas.

“A las mujeres nos violentaron nuestros derechos, no nos dejaron participar. El pueblo votó por mí para ser candidata como presidenta municipal. No me dejaron pasar las tres autoridades municipales que ahí designan a su candidato, por mi condición de mujer. Nos humillaron, nos discriminaron y violaron nuestros derechos como mujeres”, manifestó Virginia Olivera.

La candidata responsabilizó al presidente municipal actual, Lucas Martínez García, por no garantizar el derecho de las mujeres a votar y ser votadas como ordenó el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana (IEEPCO).

“Se hizo del conocimiento del pueblo que debía haber igual condiciones para las mujeres de votar y ser votadas. Incluso nos querían sacar de la asamblea, nos dijeron que no valíamos nada, que teníamos que estar en la casa. El presidente municipal no hizo nada por defendernos. Si hago un llamado al instituto y a las mujeres en general para ver por nuestros derechos”.

Los principales opositores a su participación como candidata a la presidencia municipal de San Lucas Quiaviní, afirmó, fueron los integrantes y dirigentes del comité del templo católico Amador Curiel e Hilario Curiel Martínez: “no vamos a ser unos mandilones”, dijeron.

La elección en esta población se llevó únicamente con tres candidatos al no permitir la participación de Virginia Olivera, quien fue propuesta por el pueblo. De la asamblea general resultó electo Delfino López, el candidato del presidente municipal saliente, Lucas Martínez.

La decisión de la asamblea general, afirmó Virginia Olivera, será impugnada por no garantizar el derecho de las mujeres a votar y ser votadas.