Isabella González

Cd. de México .- David Calderón, director general de Mexicanos Primero, criticó el presunto acuerdo entre el Gobierno federal y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), tras el cual la Sección 7 de Chiapas accedió a regresar a clases.

 

“Este tipo de negociaciones en los que se garantiza impunidad ante la ley es una pésima estrategia federal”, lamentó Calderón.

 

Señaló que aunque el Gobierno federal no ha reconocido las negociaciones con las que presuntamente el movimiento magisterial en Chiapas logró la reactivación de dos cuentas bancarias sobre las que el Gobierno federal sospechaba desvío de recursos, es probable que haya sucedido .

 

“Pensar que vas a invitar a cumplimiento de la ley aceptando todavía incumplimientos a la ley nos parece injusto pero además ingenuo porque en cuanto se acaben esos beneficios, la dirigencia del gremio buscará unos nuevos acuerdos”, advirtió el especialista en educación.

 

Calderón aseguró que de ser cierto que la evaluación docente en Chiapas quedará suspendida hasta que termine el Gobierno de Manuel Velasco, como ha indicado la CNTE, se estaría violando la ley.

 

“Si en algún momento pudiera quedar suspendido como se dijo hasta la salida del Gobernador Velasco, entonces estaríamos ante un pacto totalmente ilegal y pues muy dañino para los niños de Chiapas, más que la suspensión de clases”, expresó el activista.

 

Afirmó que este tipo de acuerdos entre la CNTE y el Gobierno federal lo único que hacen es restarle credibilidad a la reforma educativa.

 

“Te hace ver un trato diferenciado, un trato excepcional y que no es una preparación para que se cumpla la ley, sino como estar posponiendo indefinidamente que se aplique la ley”, indicó.

 

Manifestó que además estas negociaciones invitan a que grupos de la disidencia magisterial en estados con poca presencia de la Coordinadora comiencen a intentar las mismas acciones.

 

“Si me muestro violento y intransigente me reciben, si cumplo me lastiman y entonces cunde el mal ejemplo y por eso es muy dañino para la reforma, le quita consistencia y le quita credibilidad”, dijo Calderón.

 

Reforma