Ciudad de México. Un grupo de expertos de derechos humanos de Naciones Unidas instó a todos los Estados del mundo a derogar las leyes y las políticas restrictivas sobre el aborto, así como todas las medidas punitivas y las barreras discriminatorias para el acceso a servicios seguros de salud reproductiva.

En un pronunciamiento, previo al Día de Acción Global para el acceso al aborto seguro y legal, los expertos advirtieron que las leyes restrictivas se aplican al 40 por ciento de la población mundial, situación que debe erradicarse de manera total, bajo el argumento de que el aborto inseguro es una de las principales causas de mortalidad y morbilidad materna.

 

De acuerdo a los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se realizan aproximadamente 22 millones de abortos inseguros en todo el mundo y se estima que 47 mil mujeres mueren anualmente debido a complicaciones derivadas del recurso a prácticas inseguras para la interrupción del embarazo.

 

La penalización del aborto y la denegación de proporcionar un acceso adecuado a servicios para la interrupción de un embarazo no deseado son formas de discriminación basadas en el sexo, señalaron los expertos.

 

El pronunciamiento es firmado por Alda Facio, presidente del grupo de trabajo sobre la cuestión de la discriminación contra la mujer en la legislación y en la práctica; Dainius Pûras, Relator Especial sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel de salud física y mental, y Juan E. Méndez, Relator Especial sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

La Jornada