Algo morrocotudo se asoma en las declaraciones que hace el dirigente estatal de la CNOP, Jorge González Illescas, sobre la inmensa corrupción que priva en el gobierno que fenece.

No solo acusa, también exige “cárcel para corruptos sexenales”.

 

 

Demanda que se indaguen las fortunas mal habidas de ex servidores públicos que han sido señalados por presuntos desvíos y a quienes la ASF y la ASE han pedido cuentas, y se encarcele a éstos y a los servidores en funciones que estén involucrados en corrupción.

Los señalamientos tendrán, necesariamente, efecto ¿saben porque? Vienen de un priista con influencia, cercano y operador destacado del gobernador entrante.

Pide se investigue a fondo la pretensión de funcionarios estatales de apropiarse de tierras con vocación turística en Punta Colorada, Puerto Escondido, así como el destino de la millonaria deuda, que no se ha reflejado en obras y que tiene en la quiebra al estado, misma que, señala “será muy superior a los 16 mil millones de pesos como informa el gobierno saliente”.

En declaración pública Jorge González, dice que la investigación “tiene que hacerse hasta el más alto nivel porque nadie, ni un gobernador, pueden estar exentos de la Ley”.

 

 

DESESPERACIÓN

 

En mi entrega del pasado día 26, dije que la ingobernabilidad en el municipio de Juchitán toca extremos insostenibles. Hoy, continuando con el tema, tengo los elementos para confirmar que el gobierno municipal que por décadas ha estado en manos de la Cocei, está infiltrado por la delincuencia organizada. La captura del temerario director de la Policía juchiteca, Valentín Hernández, así lo confirma.

Dicen que los patronos de la corrompida Cocei, literalmente se aterraron por todo lo que “cantó” el ex jefe policiaco. Aunque podemos decir que son de la misma calaña, se alarmaron por algunas de las confesiones del sicario quien, entre otros señalamientos, está acusado de, al menos, seis asesinatos.

De qué tamaño es el miedo que el presidente municipal Saúl Vicente y la mayoría de su cabildo, están tratando de ocultar antecedentes del policía detenido.

Hay miedo en la cúpula Cocei porque los sicarios que formaban parte de sus grupos de choque en el Ayuntamiento, hoy se quieren engullir a sus antiguos amos. Los viejos capos como Héctor Sánchez, Polo de Gyves, Mariano Santana, el edil actual Saúl Vicente Vázquez, Albertoi Reyna y sus respectivos herederos, andan sobrecogidos.

Los propietarios de predios invadidos por grupos clientelares, me dicen que renace en ellos la esperanza. Tienen la certitud de que con la captura del director de la policía municipal de Juchitán, Valentín Hernández López, el gobierno manda la primera señal de un intento por restablecer en Juchitán la gobernabilidad.

Romelia Escudero, Martha Pineda, Emma Musalem, Celedonio Javier Luis, entre otros, encabezan a medio centenar de familias cuyos predios han sido invadidos. Acusan como responsables del despojo a la Cocei-PRD-PT.

 

Me dicen que ante la complicidad del gobernador Gabino Cue “con el Ayuntamiento delincuencial”, se han organizado para exigir al próximo gobernador Alejandro Murat Hinojosa, restablezca en Juchitán el principio de legalidad.

En su primer comunicado citan que “desde hace unos 30 años estos grupos han invadido terrenos de pequeños propietarios alrededor de la ciudad (Juchitán) sin que hasta ahora haya habido consecuencias para los invasores, ni que se haya detenido este ilícito. Los despojos ocurren principalmente en vísperas de las elecciones para beneficiar a sus candidatos con los votos de los invasores a quienes la propia autoridad municipal y las organizaciones y partidos citados, brindad protección. Aún más grave es el hecho de que los autores intelectuales son y han sido en todos los casos funcionarios públicos (los regidores, síndicos, presidentes municipales, diputados y hasta senadores).

“Los ciudadanos de Juchitán, estamos a merced no solo de la delincuencia común, sino también de la autoridad del gobierno, la cual tiene el deber constitucional de protegernos y aplicar las leyes. Hemos recorrido todas las instancias de gobierno y nada se ha resuelto”.

 

ALTO RIESGO

Me informan que el arresto del jefe de la policía de Juchitán, se dio porque su presencia en el gobierno municipal estaba considerada como un asunto de seguridad nacional. La extorsión, permanencia de indocumentados y atracos de toda índole en Juchitán, prendió los focos rojos.

El mismo fiscal del estado Joaquín Carrillo, informó ayer que la complicidad del ex comandante con el cabildo juchiteco, estaba complicando las investigaciones.

Las pesquisas permitirán saber los nexos y modus operandi del detenido. Por ejemplo, conocer porqué el director general del Cecyte, Víctor Raúl Martínez, lo sostenía como “aviador” del plantel de Ixtaltepec.

Ha trascendido que Valentín era de tal temeridad que obligaba a Geordano Flores, director de esa escuela, que le checara su tarjeta de asistencia y le vendía “protección” a cambio de su bono (de Geordano). Se jactaba de que la plaza se la dio Julio Martín Díaz Sánchez, líder sindical del Cecyte.

SU PROTECTORES

Solo para confirmar hasta donde llegan las ramificaciones de la delincuencia organizada en Juchitán, les comparto el siguiente comunicado que trata de atraer el apoyo de los “intelectuales” juchitecos, es decir, de toda la estructura Cocei, para el detenido.

“Comunicado de mi hermano Víctor Hernández López. El poeta Víctor Terán,

“Herman@s: hoy mi familia atraviesa por una situación difícil ante la detención de mi hermano Valentín Hernández López, comandante de la policía municipal de Juchitán, el día 18 de este mes, acusado de extorsión por una persona que no existe, es decir, le fabricaron el delito para tenerlo en la cárcel.

“Ayer domingo le dictaron prisión preventiva y si nadie se organiza y reclama esta injusticia, ahí estará hasta que le digan usted disculpae.

“Es alta y preocupante la delincuencia y violencia en Juchitán, las ejecuciones han cegado muchas vidas, la policía municipal poco puede hacer sin la concurrencia de otros cuerpos policiacos. Estos cuerpos policiacos tardaron en actuar y en vez de dedicarse a detener culpables y esclarecer los hechos se dedican a simular efectividad inventando culpables, chivos expiatorios como el caso de mi hermano.

“Es aberrante que la Justicia fabrique expedientes y culpables para ocultar su incapacidad”.

¡Alto a la violencia y delincuencia en Juchitán!

¡Justicia apegado a derecho! ¡Libertad inmediata a Valentín Hernández López!