El precio de los medicamentos más consumidos en el País lleva un incremento en el año de 6.17 por ciento, cinco veces el promedio de la inflación general, según el Índice de Precios al Consumidor que realiza el Inegi.

 

 

Dicho aumento, registrado entre el cierre de diciembre y la primera quincena de septiembre, es el más alto para un periodo similar desde 2009.

En estos aumentos lideran los anticonceptivos, con 9.7 por ciento, seguidos por los antibióticos con 8.38 por ciento, en ese mismo lapso.

En tercer puesto están los antiinflamatorios, con un incremento de 7.7 por ciento de la última quincena de diciembre a la primera de este mes, según los datos del Inegi.

Otros que no se han librado de esta alza son los fármacos enfocados a diabetes, cuyo incremento fue de 7.42 por ciento.

La única categoría de medicamentos que se ha mantenido en los niveles de la inflación, de 1.2 por ciento en dicho periodo, son los expectorantes y descongestivos.

Tanto farmacias como fabricantes han señalado a lo largo del año que el precio del dólar comenzaría a afectar la cadena de producción, ya que gran parte de los insumos son importados.

Guillermo Carrasco, profesor investigador de la Escuela de Negocios del ITESM, señaló que los laboratorios farmacéuticos están respondiendo con esto al incremento de los costos de las materias primas, de las cuales más de 90 por ciento son importados y se compran en dólares.

“Lo que estamos viendo es el efecto del deslizamiento del peso frente al dólar y por otro lado efectos de inflación”, mencionó el experto en la industria farmacéutica.

Resaltó que históricamente el crecimiento del mercado en el País se está dando a raíz del precio, no del consumo de unidades, pues la gran proporción –casi 85 por ciento– lo conforman los medicamentos genéricos.

El académico recordó que en la cadena de venta de medicamentos no sólo interviene el laboratorio farmacéutico, sino también el distribuidor y finalmente la farmacia, ya sea independiente o de cadena.

Si se revisa cada medicamento en lo individual los incrementos pueden rebasar 10 por ciento.

Por ejemplo, en el caso de los antibióticos el fármaco que ha tenido un aumento mayor en el último año es la ampolleta de Fosfocil, la cual cuesta 35 por ciento más que en agosto del año pasado.

Es decir, según datos de precios promedio del Inegi, en el Área Metropolitana de la Ciudad de México en agosto de este año costaba 128 pesos en su presentación de un gramo, mientras que el año pasado costaba 94.5 pesos.

REFORMA