· En la presente administración se han realizado 3,495 reuniones conciliatorias, y se han suscrito 25 documentos conciliatorios de no agresión en igual número de comunidades de la entidad.

 

· Con la anuencia de las comunidades involucradas, miles de familias oaxaqueñas viven ahora en paz y armonía, con la plena satisfacción de heredar un futuro sin violencia a sus hijas e hijos.

 

En la administración del Gobernador Gabino Cué Monteagudo, a través de la Junta de Conciliación Agraria y el Consejo Interinstitucional Agrario -integrado por dependencias federales y estatales- se han consolidado importantes acuerdos para la solución de conflictos agrarios en ejidos, comunidades y pequeña propiedad, promoviendo la conciliación y concertación en los núcleos agrarios.

 

El Jefe del Poder Ejecutivo Estatal indicó que de acuerdo con la Secretaría General de Gobierno, encabezada por Carlos Santiago Carrasco, de 2011 a la fecha se han logrado concretar siete importantes acuerdos de paz con la anuencia de las comunidades, que decidieron abandonar decenas de años de conflicto y rivalidad para vivir en paz, sin zozobra y con la satisfacción de heredar a sus hijas e hijos un patrimonio libre de violencia.

 

Los acuerdos de paz se lograron entre Santiago Amoltepec y Santa María Zaniza; Santa Cruz Condoy y Santa Cruz Ocotal; San Lucas Camotlán y Santa Miguel Quetzaltepec; San Vicente Coatlán y Villa Sola de Vega; Santiago Amoltepec con Santa Cruz Zenzontepec; San Juan Cotzocón con San Miguel Quetzaltepec, y San Miguel y Santa María Chimalapas con 16 núcleos agrarios chiapanecos.

 

Cué Monteagudo señaló que durante su gobierno se ha establecido como una alta prioridad el proceso de regularización de la tenencia de la tierra y la solución a añejos conflictos agrarios, lo que ha permitido dirimir por la vía del diálogo y búsqueda de acuerdos a problemas que por muchos años inhibieron el desarrollo y bienestar de los pueblos hermanos.

 

“Tenemos claro que la certeza jurídica de la propiedad es el fundamento básico de paz, legalidad y productividad en el medio rural. La certeza en la propiedad territorial es garantía de tranquilidad para nuestra gente que vive en el campo y en los ejidos urbanos”, afirmó.

 

En este sentido, el mandatario oaxaqueño aseveró que aunque la materia agraria es competencia fundamentalmente federal, es necesaria la participación e intervención de las autoridades estatales, en el ámbito de su competencia, por tratarse de conflictos que se suscitan en el territorio estatal.

 

En cumplimiento a este compromiso, de 2011 a julio de 2016, la Junta de Conciliación Agraria ha llevado a cabo tres mil 495 reuniones conciliatorias, tanto en las instalaciones de Ciudad Administrativa como directamente en las poblaciones en conflicto.

 

En su oportunidad, el titular de la SEGEGO, Carlos Santiago Carrasco, dio a conocer que con la intervención del Consejo Interinstitucional Agrario –que se reúne la primera semana de cada mes- se ha logrado la depuración de conflictos y conformado una sola lista en la que se clasificaron como de alto, mediano y bajo riesgo.

 

Hasta ahora –enumeró- se tienen identificados 364 asuntos, de los cuales, 104 están considerados de mediano riesgo, entre los que se encuentran Santos Reyes Pápalo y San Pedro Chicozapotes, San Felipe Usila y Santo Tomás Texas, San Sebastián Nopalera y Santa Lucía Monteverde.

 

De bajo riesgo se tienen registrados 228 conflictos, como los de San José Tenango y San Bartolomé Ayautla; San Juan Lachao y Santa María Yolotepec; Tlaxiaco y San Miguel el Grande, entre otros. En estos casos, sus representantes acuden rara vez a las oficinas de gobierno; es decir, no le dan un seguimiento formal a sus casos. Sin embargo, lo anterior permite que el gobierno tenga conocimiento de que ahí existe un problema latente.

 

“Desde luego que aún falta mucho por hacer, y alcanzar las metas que permitan tener una paz duradera. Muchos conflictos son herencia centenaria de abuelos y bisabuelos; y aunque cuentan con resoluciones presidenciales y documentos que les acreditan como propietarios, estos aún no se solucionan”, expresó el funcionario.

 

Cabe señalar que entre los asuntos de alto riesgo existen seis a los cuales se les brinda atención prioritaria y seguimiento, los que sostienen son: Santiago Amoltepec y San Mateo Yucutindoo; San Juan Quiahije y San José Ixtapa; San Sebastián Nopalera y Zimatlán de Lázaro Cárdenas; Santiago Amoltepec y Santa Cruz Zenzontepec; Santa María del Mar y San Mateo del Mar; Santa María Chimalapas y Núcleos Agrarios Chiapanecos.

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

 

· La conflictividad entre comunidades motivó que en junio de 1991 fuera creada la Ley Orgánica de la Junta de Conciliación Agraria, que en cumplimiento al artículo 91 de la Constitución del Estado Libre y Soberano de Oaxaca, tiene el objetivo de actuar como órgano conciliador.

 

· En agosto del año 2014, este organismo salió fortalecido con la creación del Consejo Interinstitucional Agrario, el cual está integrado por los titulares en el Estado de la Junta de Conciliación Agraria, la Secretaría General de Gobierno, la Procuraduría Agraria, el Registro Agrario Nacional, el Tribunal Unitario Agrario, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra y la Secretaría de Gobernación.

 

· La consolidación del Consejo Interinstitucional Agrario ha permitido que en mesas y sesiones, en las que participan los representantes involucrados en el tema, se permita dar a las comunidades y pueblos de Oaxaca una respuesta integral.

 

· El territorio oaxaqueño se integra por 9.4 millones de hectáreas, de las cuales la propiedad social está conformada por 1,586 núcleos agrarios que pertenecen a 733 comunidades y 853 ejidos.