Analistas económicos sugirieron que la medida del banco central debería de combinarse con ventas discrecionales del dólar para restar presión a la moneda nacional.

 

 

Javier Amador y Carlos Serrano, economistas de BBVA Research, aseguraron que la instrumentación de este mecanismo reduciría los incentivos para mantener posiciones especulativas frente al peso.

 

Explicaron que el uso de dicho mecanismo podría mejorar los efectos buscados con el alza de las tasas de interés, sobre todo si se tiene en cuenta que no se ha empleado desde febrero y, por tanto, podría sorprender a los mercados.

“La incertidumbre acerca del resultado de las elecciones probablemente seguirá afectando al peso. Las ventas de dólares generarían beneficios para Banxico que, en un momento dado (2017), podrían contribuir a reducir la deuda pública, algo que representará un reto de política económica de vital importancia en el próximo año”, mencionaron en un reporte.

 

Para Guillermo Aboumrad, director de estrategias de mercado de Finamex, para minimizar un impacto sobre la actividad económica por el alza en las tasas, sería mejor combinarlas con intervenciones en el mercado cambiario.

 

Así, cuando se deterioren los riesgos para la inflación se podría acudir al incremento en las tasas de interés y cuando sea un evento especulativo, como el que se experimenta actualmente, se debería recurrir a intervenciones en el mercado cambiario.

 

El Financiero