Colima, Col.-  La dirección estatal de Protección Civil dio a conocer que fueron desalojadas 310 personas de las comunidades de La Becerrera y la María en el municipio de Comala, así como El Jabalí y Montitlán en Cuauhtémoc mientras otras 15 en la Yerbabuena se resistieron a dejar sus casas por la contingencia eruptiva del volcán de Colima.

 

Entre las personas desalojadas se encontraban nueve turistas extranjeros quienes estaban sobre los límites de la zona de exclusión.

 

Personal de la Unidad Estatal de Protección Civil de Colima, Bomberos de Jalisco y especialistas de la Universidad de Colima realizaron un sobrevuelo para determinar las condiciones de la actividad del volcán de Colima.

 

“Como resultado de este sobrevuelo y del monitoreo sísmico del volcán, se da a conocer que el coloso mantiene su actividad intensa, por lo cual autoridades de los tres órdenes de gobierno en la materia determinaron que la población de las comunidades la Yerbabuena y la Becerrera en Colima y de Juan Barragán en Jalisco continuarán evacuadas”, indicó la dependencia federal.

 

Desde anoche, varias unidades de la Policía Estatal Preventiva (PEP) y de Protección Civil recorrieron las principales carreteras cercanas al volcán de Colima para desviar el tráfico

 

El desalojo se llevó a cabo principalmente por la caída de ceniza, aunque fue muy ligera, su calidad es más densa e irrita con más facilidad la piel.

 

En Colima, las personas evacuadas se encuentran en el albergue temporal ubicado en la escuela Vasco de Quiroga aunque algunas de ellas aceptaron irse con familiares en la ciudad de Colima y Comala.

 

En Jalisco, se desalojó a 26 personas de la población de Juan Barragán, ubicado en las faldas del volcán.

 

En las últimas horas se tuvieron dos erupciones con expulsión de lava que alcanzó los 300 metros, teniendo flujos de material incandescente, que alcanzó tramos de siete kilómetros pero todo va a una barranca.

 

La caída de ceniza persiste por lo que se solicita a la población cubrirse nariz y boca, cerrar puertas y ventanas, tapar depósitos de agua, reforzar las medidas de higiene, respetar los perímetros de seguridad y mantenerse en situación de alerta de la información que se difunda.

 

La Jornada