Me dice el historiador Jorge Bueno que no hay precedente de que un gobernador de Oaxaca haya sido tan severamente cuestionado estando aún en el poder como ocurre en este momento con Gabino Cue. Es usual que al dejar el poder, un gobernante sea objeto de críticas intransigentes pero no cuando aún tiene la investidura.
Podría ser. Pero en la nueva realidad política tenemos que aceptar lo que dice el jurista Dworkin: “en una democracia nadie, por poderoso o impotente que sea, puede tener derecho a no ser insultado u ofendido”. Así que viéndolo desde esta óptica, en nuestra incipiente democracia es aceptable lo que ocurre.
Lo que no debemos aceptar es que la burla social sea una constante de parte de los políticos inescrupulosos.
Un veterano político me dice que, tradicionalmente, el enjuiciamiento o encarcelamiento entre miembros del sistema político mexicano, se da solo en casos extremos. Los políticos de altos vuelos forman una especie de cofradía en la cual, sus prácticas corruptas o abusos mutuos desde el poder, los obliga a la regla no escrita de “cuidarse las espaldas”. Es una práctica deleznable en todos los partidos. Tres ejemplos:
1.- No obstante las expectativas que despertó Gabino con sus ofrecimientos de “cambio” y fin de la impunidad, no tocó a los peces gordos. Solo abrió proceso contra Gonzalo Ruiz Cerón y en el caso de Bulmaro Rito Salinas, fue llevado a la cárcel por su propia necedad de lucir permanentemente su impunidad. No tanto porque Gabino aplicara sus ofrecimientos de campaña.
Dicen los enterados que el motejado canguRITO estaba seguro de que con el dinero y los vehículos de lujo que dio al chilango traído de Michoacán, Benjamín Robles Montoya quien desde entonces ya enseñaba las uñas, sentía asegurada su exoneración. Se equivocó.
Mientras el gobierno “del cambio” pregonaba el fin de la impunidad, canguRITO se regodeaba en francachelas y presumía públicamente su impunidad. Comentan que esto molestó a Gabino y contra lo que había pactado con Ulises encarceló a su alter ego.
2.- Lo mismo puede suceder si ex altos funcionarios de Gabino, insisten la burla social. La tarde-noche del sábado último, me dice un testigo, dos de los peces gordos de esta administración señalados de enriquecimiento ilícito, armaron tremenda francachela en un restaurante de moda de la colonia Reforma. Netzahualcoyotl Salvatierra señalado como responsable del gran fracaso y saqueo de la Sinfra, y Germán Tenorio que dejó en la quiebra la SSO, causan repulsa en la sociedad oaxaqueña que empezó a retirarse del restaurante en cuanto llegaron con sus invitados. Se fueron hasta que el negocio cerró después de la media noche.
El primero de los señalados, dicen que salió tremendamente alcoholizado acompañado de una dama importada que tuvo gran influencia primero como secretaria de Gabino y luego como consorte del titular de la DDHO. Aquí no se critica el comportamiento de estos personajes, lo censurable es la sevicia que externan ante una sociedad harta de los abusos de poder.
3.- Aunque la contraloría del estado documentó desvíos por más de cien millones de pesos de Salomon Jara como titular de la SEDAFPA, el dueño del partido MORENA, Andrés Manuel López Obrador, fingió demencia y lo nombró candidato a gobernador y luego representante de su partido en Oaxaca. Y como si esta sátira no fuera suficiente por parte del político tabasqueño que pregona “honestidad valiente”, designa también como pieza importante de su partido al ex convicto piro maniaco Flavio Sosa Villavicencio motejado “demonio de Tasmania”, Presentar a estos dos personajes como imagen de la “honestidad valiente”, es también sin duda, una burla social colosal.
NOCIVOS
Agobiado por el grave déficit financiero que enfrenta su administración, el gobernador Gabino Cue, por primera vez, admite que son más de seis mil millones de pesos los que ha entregado a la sección 22, fuera de presupuesto.
Es la causa del déficit y se ha entregado por presiones del magisterio.
Entre mentiras absolutos y verdades a medias, el gobernador aceptó hablar en una entrevista de banqueta sobre la grave situación que provoca su gobierno por la falta de circulante como consecuencia de la corrupción, adeudo a proveedores y señalamientos contra sus principales funcionarios. Al secretario de administración Alberto Vargas Varela, por ejemplo, lo acusan de ser el estratega del saqueo de las finanzas públicas utilizando instrumentos como los outsourcing, venta de plazas burocráticas, doble nómina, porcentajes elevados a constructoras, etc.
El anterior delegado del IMSS admitió que al menos, unos 5 mil trabajadores reciben sus honorarios a través de empresas outsourcing lo que permite el desvío de más de 30 millones de pesos en impuestos.
Pero volviendo a la entrevista, Gabino cayó en la perogrullada: “mi administración no está en bancarrota”. Ofreció pagar todo lo que debe antes de culminar su sexenio.
Aceptó que tuvo que saldar compromisos prioritarios y que tal situación fue lo que provocó el retraso en algunos programas como la de becas y apoyo a discapacitados.

Admitió que está solicitando a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) recursos extraordinarios para solventar el déficit “generado en el IEEPO” y que es por unos 6 mil millones de pesos que se han pagado al magisterio fuera de presupuesto.

QUE NO SE ESPANTEN

Entre cifras inexactas, el gobernador dijo que “buscaré dejar la menor deuda para Oaxaca”, cuando su propio Secretario de Finanzas admite que la deuda pública supera los 14 mil millones de pesos, sin contar con el débito a proveedores.

Trata de justificar sus compromisos al decir que “cuando yo llegué, a mí me dejaron deudas por más de 2 mil 500 millones de pesos y no pasó nada, y lo que hizo mi Gobierno fue pagarlo, yo no me espanté de que teníamos que pagar los PPC de Ciudad Administrativa o Judicial”.
El mandatario estatal dijo que el endeudamiento fue por dos fenómenos naturales, uno de la administración de Ulises Ruiz Ortiz que no pagó mil 500 millones de pesos de los eventos del daño 2009 y el otro ocurrido por el temblor en el 2012.