REFORMA

El candidato republicano Donald Trump se negó a comprometerse a aceptar el resultado electoral durante el tercer debate presidencial.

“Lo que estoy diciendo es que lo decidiré en el momento, mantendré el suspenso”, contestó el magnate al presentador Chris Wallace, cuando este le dijo que si, como su hija Ivanka dijo hoy, él estaba dispuesto a comprometerse a aceptar el resultado de los comicios, independientemente de quién resultara ganador.

“Lo veré en el momento, no lo decidiré ahora. Lo que he visto es muy malo. Los medios son tan deshonestos”.

El magnate aseguró que los medios están manipulando a los electores, por lo que no puede comprometerse a aceptar cualquier resultado.

Además, el empresario neoyorquino alertó de que hay “millones de personas registradas para votar que no deberían estar registradas para votar”, alimentado sus acusaciones de que las elecciones están amañadas en favor de Clinton.

Hillary Clinton intervino y dijo que el magnate está denigrando la democracia, por lo que no puede ser Presidente de Estados Unidos.

“Él está denigrando, está humillando a nuestra democracia”.

El magnate hizo esta declaración en un debate marcado por la tensión, particularmente cuando ambos candidatos discutieron sobre las últimas denuncias de acoso sexual que se han hecho contra Trump.

“No conozco a esas personas, pero me imagino cómo surgieron”, aseguró. “Yo ni siquiera me disculpé con mi esposa, porque yo no hice nada”.

La demócrata dijo que lo más grave era la forma en que respondió ante las acusaciones.

“En el útlimo debate oímos a Donald Trump hablar sobre lo que hacía a las mujeres, y después varias mujeres la acusaron y lo hemos visto decir que es no es cierto ‘porque no son los suficientemente atractivas’ para que él hicera algo así”, recordó.

Además, señaló que atacó a una de las reporteras que cubrieron esta historia, diciendo que era asquerosa.

Otro tema que encendió el debate fue la migración. El candidato republicano insistió en la construcción del muro que separe Estados Unidos de México.

“Quiero el muro, tenemos que detener las drogas. Tenemos a hombres malos que se tienen que ir. Cuando la frontera esté segura vamos a tomar una decisión sobre lo demás”, dijo Trump, al acusar a su rival de querer “fronteras abiertas”.

Por su parte, Clinton dijo que bajo su Presidencia no habrá “fronteras abiertas”, tal y como reveló la organización WikiLeaks en una de sus filtraciones recientes, y aseguró que lo que pretende es una frontera segura y una reforma migratoria.