¡Qué conste… Son reflexiones!
ALGUNOS, NO SALEN DE LA CÁRCEL DE SUS SUEÑOS…GUAJIROS.
“He ofrecido a todos los chihuahuenses llevar ante la justicia a César Duarte y sus cómplices… para nosotros, la verdadera reconciliación parte de la verdad y la justicia. Si es un crimen robarse el dinero, es aún peor no hacer nada…Por eso en Chihuahua, ni impunidad y menos amnistía”… tampoco, amnesia… Javier Corral
         Ahora resulta que la izquierda ya no es izquierda, que está pulverizada por las declaraciones de algunos iluminados que desde el closet han salido a mostrar que los cambios no los hacen los hombres ni las gentes, sino alguno que otro oportunista que logra negocios con el gobierno, publicaciones a modo para evitar que se localicen a los asesinos que están en el mismo gobierno y se hace un revoltijo para evitar ver la realidad y sumirse en los sueños y los amores y desamores, en la intolerancia y en las venganzas… pues así, no se puede entender el ser un revolucionario, sino el ser un ilusionario…cosa de los nuevos tiempos, donde la publicidad política, desde los closets, oculta a muchos asesinos…
         Cuando veo el desmadre genial que se provocó con un buen proyecto, que siempre puede descarrilar, como el que se generó en Oaxaca con la famosa tesis para ganar de la ALIANZA PARA LA TRANSA, vimos que al final de cuentas, en el gobierno de Gabino Cué, lo que perduró fue el desconcierto, las ilusiones, a lo mejor las buenas intenciones que llevaron al infierno, y es así que se formó al “triunfo” de la “democracia” confundida por el hartazgo, un gobierno compuesto por amigos, socios y viejos militantes resentidos del priismo, y cómo en Oaxaca la oposición eran “un mito genial” existían algunos despistados miembros del PAN y del PRD, Movimiento Ciudadano y PT que al unificarse para hacer la “guerra contra los malos”, realizaron la coalición que desgobernó y desmadró a Oaxaca. No hay duda de que las buenas intenciones o los grandes intereses, siempre, llevan al infierno…Así, corrupción e impunidad invaden al estado y como se “nada de a muertito” pues no hay los escándalos como en Veracruz o en Quintana Roo o Chihuahua, pero hay que reconocer que, en Oaxaca, además del Istmo, también hace aire, de tal suerte que solamente se han enriquecido los “miembros” de la “coalición” y los amigos incondicionales… y todo el mundo se pregunta si todo quedará como en los anteriores cambios de gobierno, donde se hace mucho ruido y no se consigna a nadie, porque hay arreglos en lo oscurito o bien, los responsables, dejan su cuota a los que deben investigar y juzgar para salir con impunidad…
         Sin dudar, se puede señalar que hay muchos responsables en las transas de los puestos y los presupuestos, pero lo más grave es que esa coalición que termina tan mal, solamente impide, nuevamente, nuevas formas de organización social y política, de tal suerte que la población asegura que todos los partidos son iguales y que todos sus dirigentes y líderes terminan en los puestos para enriquecerse y servirse de los presupuesto y no servir a las gentes que confiaron en ellos. La verdad es que cuando uno observa la actitud de Gabino Cué, debe pensar en que hay acuerdos en donde, con seguridad, se podrá investigar y consignar a algunos miembros cínicos del saqueo y la corrupción que invade al estado pero él, quedará en la impunidad. Creo que esto es producto de una intensa relación que se llevó a cabo con algunos de los actores políticos y económicos que están íntimamente ligados al gobernador, a ellos les debe su cuello y su cabeza. El presidente, sin duda, sabe que debe utilizar a este personaje para llevar a cabo algunas negociaciones que tendrá que hacer antes del proceso sucesorio del 2018 si es que él no quiere perder la cabeza al investigarse los escandalosos casos de corrupción y de malos manejos de los fondos públicos en su gobierno. A lo mejor no quiere ventilar esto públicamente y por temor o por compromiso, muchos medios de comunicación, controlados por los inmensos recursos dados a sus dueños, tapan o pretenden tapar esos escándalos con el pretexto de que, al dañar la imagen del presidente, se pierden todos los respetos y se abren las puertas a la anarquía y a las conspiraciones y revueltas sociales.
         Oaxaca, no está en las mejores condiciones de gobernabilidad, si no tenemos un estado fallido por supuesto que fallan muchas de las cosas que debería arreglar el gobierno, y es así que la corrupción y el narcotráfico son puentes fundamentales para generar la violencia en la entidad, de tal suerte que apoyándose en la idea de que hay un “efecto cucaracha”, se invade de delincuencia organizada la entidad, cuando la verdad es que, la VERDADERA DELINCUENCIA ORGANIZADA EN OAXACA SE ENCUENTRA EN LOS ALTOS NIVELES DEL GOBIERNO, con políticos, empresarios, funcionarios, policías, banqueros y especuladores financieros y los conocidos operadores financieros de los negocios ilícitos en la entidad, así, en el Istmo, ya operan las grandes mafias, en la zona de la costa y la cañada operan también al igual que en los Valles Centrales, todo porque al dejar entrar a la delincuencia y generar los conflictos, el nuevo gobierno tendrá que pactar o conciliar esos violentos elementos para iniciar su mandato y dejar en paz a los verdaderos culpables del desmadre, del desgobierno y corrupción en la entidad… así que, como quien dice: Un verdadero caso para la araña… total, muchos, ya salieron del closet.