Terminar con el fuero
combatirá corrupción

Alejandro Murat Hinojosa construye desde ya los cimientos de El Milagro Oaxaqueño. El gobernador electo ha empezado ha hacerlo antes de tomar posesión el próximo primero de diciembre, es decir, en menos de dos meses o 53 días más.
En su toma de posesión deberá jurar laicamente ante la LXIII Legislatura Local del Congreso del Estado, cumplir y hacer cumplir la Ley. Contraerá así constitucional, social e históricamente, una de las mayores responsabilidades en su prometedora vida.
Desde el momento que el joven mandatario oaxaqueño, fue declarado legalmente gobernador electo, puso manos a la obra para iniciar el obligado e indispensable proceso de reingeniería constitucional con el primer gran paquete de reformas.
Si bien es cierto que ha sido posible lograrlo con su visión y sensibilidad de estadista, no es menos cierto que para conseguirlo ha sido definitivo y definitorio el apoyo unánime de la fracción parlamentaria de su Partido, el Revolucionario Institucional.
Pero no menos importante ha sido la sensibilidad política de los diputados integrantes de los demás grupos legislativos, particularmente los mayoritarios de los partidos de la Revolución Democrática (PRD) y de Acción Nacional (PAN).
Claro que ha jugado un papel fundamental el cabildeo y la operación política del coordinador de la fracción parlamentaria del PRI, Alejandro Avilés Álvarez, así como del ex presidente de la Mesa Directiva, el priista Adolfo Toledo Infanzón.
Una vez aprobado el primer gran paquete de reformas a la Constitución Local, Alejandro Murat se anotaría un hitazo al enviar una iniciativa para abrogar el fuero constitucional y terminar con el malentendido ejercicio de éste por gobernantes, funcionarios y políticos.
De esta manera, el naciente gobierno de Oaxaca contribuiría enormemente a dar respuesta al creciente reclamo de los oaxaqueños, de combatir la escandalosa corrupción, no solo calificada de venta nocturna, sino de sexenio de Hidalgo.
De manera objetiva, es necesario reconocer que los oaxaqueños están hartos y hasta la madre de la inédita corrupción sin límites ni llenadera alguna, sin precedente en la historia de Oaxaca. Ni siquiera en las páginas más negras de su historia política.
Detener y meter a la cárcel a dos o tres de los grandes pillos del gobierno de Gabino Cué Monteagudo es una de las grandes oportunidades que brinda la vida a Alejandro Murat para
aumentar y consolidar el bono democrático con el que llega al poder.
Hacerlo tendrá como consecuencia natural crecer políticamente e incorporarse a las no menos grandes ligas nacionales, previo paso por la obligada aduana de una secretaría de Estado, quizás Hacienda, dado su exitoso perfil económico-financiero.
El nuevo gobernante oaxaqueño, no debe dejar ir esta oportunidad histórica de contribuir a lavar la sucia cara del PRI-gobierno y apoyar a su amigo, el devastado presidente Enrique Peña Nieto, y a su también amigo, el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza.
Bajo esta perspectiva, Alejandro Murat Hinojosa está doblemente obligado a coadyuvar a combatir el cáncer de la corrupción en México desde Oaxaca, lo que al mismo tiempo le permitirá consolidar su legitimidad de origen al arribar a la gobernación.
De no hacerlo, a querer o no, Murat Hinojosa, verá sustancialmente reducido su por ahora enorme bono demográfico al triunfar con más de 128 mil votos sobre su más cercano competidor de la coalición Partido Acción Nacional y del Partido del Sol Azteca.
Combatir la corrupción política en Oaxaca es de lo más fácil y sencillo, toda vez que sobran los candidatos naturales a terminar presos en la Penitenciaría Central de Santa María Ixcotel. Ahí está Germán Tenorio, Alberto Vargas Varela, Netza Salvatierra y Pepe Zorrilla, entre otros.
Para seguir avanzando en la construcción de El Milagro Oaxaqueño atendiendo el clamor popular de meter a la cárcel a los rateros del gobierno de Gabino Cué como un acto de justicia, no de venganza política, basta tener voluntad política para ello, y Alejandro Murat, la tiene.

¡Cuidado, despierta
el Oaxaca bronco!

La advertencia de la sentencia que finalmente nos alcanzó, como una más de las maldiciones que flagelan a México todo y en especial a Oaxaca, fue hecha hace 38 años por Jesús Reyes Heroles el 5 de febrero de 1978, con motivo del 61 Aniversario de la Constitución.
“Pensemos precavida y precautoriamente que el México bronco, violento, mal llamado bárbaro, no está en el sepulcro; únicamente duerme. No lo despertemos (porque) todos seríamos derrotados”.
No faltó razón al último gran político-intelectual en México, llamado con justo reconocimiento ‘Churchill mexicano’, porque pasadas casi cuatro décadas, dolorosa y lamentablemente, su profecía, se cumplió con el despertar del Oaxaca y México bronco.
Veamos si no es así a la luz de la brutal violencia desatada, primeramente, por el crimen organizado y el narcotráfico, luego hecha extensiva a la violencia institucional, así como de las organizaciones sociales y política radicales destacadamente la CNTE.
El baño de sangre que salpica todas las modalidades de la delincuencia, desde la común y organizada hasta el narcotráfico y la política, ahora, se ha sumado la comunitaria, al decidir el pueblo hacerse justicia por propia mano harto de la impunidad.
La Nueva Antequera, la Gran Señora del Sur, a la que cantaban loas los poetas por su paz y tranquilidad, hoy vive inmersa en la angustiante zozobra de no estar en la hora y el lugar equivocados
La descomposición económica, política y social, traducida en escandalosa corrupción e impunidad de gobernantes, funcionarios y la mayoría de políticos, ha traído consigo el
creciente hartazgo de los mexicanos en general y de los oaxaqueños en particular.
Esa es la razón que, ante un Estado mexicano fallido y una entidad federativa fallida, como la oaxaqueña, a la población no queda de otra que hacerse justicia por propia mano. Es, efectivamente, una acción tumultuaria ilegal a todas luces y sumamente negativa.
No obstante, no deja de ser entendible, jamás justificable ante la angustiante desesperación de los oaxaqueños por el crecimiento de la delincuencia común y organizada. Así lo revelan dos casos de justicia por propia ocurridos en los últimos días en Miahuatlán y Matatlán.
De manera más que lamentable y dolorosa, el Gobierno de la República y los Gobiernos de los estados han renunciado a su obligación de respetar y hacer respetar el principio de autoridad, mediante el uso legítimo de la fuerza, que detenta el Estado como ejercicio monopólico.
A estos casos, se ha venido a sumar la quema del Juzgado de Garantías y de la Fiscalía en Matías Romero, volcar dos vehículos y causar destrozos, comuneros de Santa María Chimalapa bloquean la carretera Transístmica, a la altura del crucero de El Mezquite.
Entretanto, habitantes de San Miguel Chimalapa mantienen retenido un helicóptero del gobierno del Estado y cinco personas, un comunero de Chiapas, los dos pilotos y dos funcionarios públicos, quienes ayer sábado cumplieron ocho días retenidos.
La violencia estalló por la indignados provocada porque las autoridades judiciales pusieron en libertad a Jesús David Vega Guerrero, comunero de San Francisco La Paz, acusado de promover la invasión de las tierras de Santa María, por lo que éstos decidieron expresar su inconformidad.
Indispensable es, de entrada, el cambio de adscripción del Juez de Garantía y del Fiscal de Matías Romero, primeramente, por seguridad, y en seguida, para iniciar una investigación exhaustiva sobre su actuación en la liberación del promotor de la invasión de tierras
Para recuperar y garantizar la paz social en los Chimalapas es urgente, abrir una carpeta de investigación de los servidores públicos de procuración y administración de justicia, a fin de corroborar si actuaron apegados estrictamente a derecho, como la ley les obliga.

López Obrador, gran
ganón de la revuelta 

Convertido Oaxaca en laboratorio político por el Gobierno de la República y la canalla comunista desde la década de los 70, la reedición del conflicto 2006, diez años después es, sin temor a equivocarnos, el ensayo del intento de toma del poder presidencial en 2018.
A la luz de los hechos objetivos que están a la vista de todos los que los quieran ver, el gran ganón de la revuelta de la CNTE en Oaxaca, a través de los activistas y milicianos de la Sección XXII, es Manuel Andrés López Obrador, presidente del concejo nacional de Morena.
No es el único caso, pues a pesar de saber las autoridades de la Escuela Normal de Ayotzinapa y los propios activistas y milicianos que la desaparición de los 43, fue obra del cartel Guerreros Unidos en complicidad con el Gobierno del PRD, insisten en culpar a Enrique Peña Nieto.
Tampoco ignoran que el gran beneficiario económico y político de la imposición del gobernador de Guerrero Agustín Aguirre Rivero y del presidente municipal de Iguala, José Luis Abarca Velásquez y su esposa María de los Ángeles Pineda, fue Manuel Andrés López Obrador.
En otras palabras, se trata de una perversa maniobra como parte de la conjura de los enemigos de México de siempre, ahora aliados de manera incongruente vía la CNTE y Morena con el gran capital de Carlos Slim Helú, quien presuntamente apoya sus marchas y plantones.
Es necesario alertar, una vez más, el objetivo final es intentar tomar por asalto la presidencia de la República en las elecciones de 2018; de ahí que su enemigo natural sea el PRI-gobierno, representado por el presidente Enrique Peña Nieto y su círculo rojo de amigos.
El mismo esquema de presión-negociación, pero siempre presión permanente, se replica en el caso del enfrentamiento de Asunción Nochixtlán, prohijado por provocadores de las organizaciones radicales y grupos armados que apoyan a la CNTE.
Los marxista-leninistas revisionistas, de corte maoísta, que manipulan a la CNTE en general y de manera particular a la Sección XXII, capitalizan a su favor la estupidez de los gobernantes, servidores públicos y políticos mexicanos, que no les conocen como enemigos.
Prueba de ello, la ineptitud en el control de daños del caso Ayotzinapa para revertir la consigna ¡Fue el Estado! Claro que ¡Fue el Estado… pero de Guerrero, gobernado por el Partido de la Revolución Democrática, en complicidad con cárteles del narcotráfico!
Otra prueba más de la estupidez del Gobierno de la República es el hecho que, por segunda ocasión, los asesores manipuladores del Comité de Víctimas impidieron a personal de la PGR realizar el peritaje de los hechos violentos del pasado 19 de junio en Nochixtlán.
Los asesores ven facilitada el sabotaje por la labor de zapa que en contra del Estado de Derecho y las leyes que de éste emana realizan de manera cómplice la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).
Ni la Procuraduría General de la República (PGR) ni la Secretaría de Gobernación (SEGOB), menos el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN)ignoran el negro historial de Arturo de Jesús Peimbert Calvo estrechamente vinculado a grupos subversivos.rganizaciones radicales y grupos armados apoyados por el sector izquierdista de la Iglesia seguidor de la Teología de los Pobres y que en Oaxaca encabeza el padre guerrillero Wilfrido Romualdo Francisco Mayrén Peláez, quien junto con Flavio Sosa impusieron a Peimbert.  
Hecho que se prueba con la defensa exclusiva de los activistas y milicianos de la Sección XXII de la CNTE, así como de las organizaciones radicales con nexos con los grupos armados que operan en Oaxaca, con las bendiciones rociados con agua bendita por el padre guerrillero Uvi.

alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila