VOCES A DEBATE.

“El día que la mierda tenga algún valor, los pobres nacerán sin culo”. Gabriel García Márquez.

Que difícil es mirar y vivir la miseria, mas aún, que difícil es intentar pedir ayuda para salir de ella y no encontrarla, está claro que el Estado y los gobiernos han abandonado a las sociedades en aras de cumplir sus compromisos con el libre mercado y ponerse al servicio de los poderosos y monopolios. Los políticos de la mafia pregonan sus actividades en revistas de sociales y con imágenes bonitas y presumen  obras de relumbrón. Es el engaño, la mentira y la infamia.

 

Puedes recorrer unidades habitacionales o colonias pobres u otras que antes fueron de clase media, así como barrios o pueblos y municipios rurales y te vas a encontrar con mujeres y hombres viejos que sobreviven, ante la indiferencia de las instituciones de atención pública o la indiferencia y maltrato de los familiares más cercanos. Todos ellos entregaron su vida en la fábrica o en empleos urbanos  mal pagados y por ello tuvieron acceso a un departamento pequeño. Los que viven en el tercer piso y más arriba no pueden realizar actividades cotidianas. Las enfermedades y la atrofia de sus músculos, huesos o tendones se los impiden.

 

En el campo las cosas no son mejores para los ancianos, pues haber entregado la vida al cultivo de la tierra, a la pequeña producción de gallinas, guajolotes o ganado para sobrevivir, también para vender o para el autoconsumo. A lo anterior se suma el abandono del campo por parte de los jóvenes y la diáspora familiar a causa de la miseria y la pobreza causadas por los gobiernos neoliberales del PRIAN. No podemos dejar de lado la migración que está presente en el seno de familias enteras. Tienen que salir y exponerse a todo, principalmente el norte del continente americano.

 

Abordo el tema, porque en éste México de injusticia y desigualdad, los pobres que fueron asalariados o asegurados en su momento, hoy reciben pensiones miserables y los dueños de las finanzas públicas se aprestan a recortar más los recursos destinados al apoyo a adultos mayores y dinero para la salud y educación. De por sí las instituciones de salud viven una crisis tremenda, aunado a la  escasez de medicinas e instalaciones deterioradas o falta de atención a enfermos son ya una constante. Los viejos y los pobres mueren hoy por abandono, enfermedades curables y por falta de ingresos para sobrevivir. La miseria pulula en calles, transporte público o centros comerciales y terminales pasajeras, pero también la miseria se esconde en cuartos oscuros y deteriorados donde el maltrato y los agravios son cotidianos. Una realidad que duele.

 

Falta analizar temas que después abordaremos y tiene que ver con las discapacidades y las enfermedades degenerativas que han sido hechas a un lado por el Estado y gobiernos, a lo anterior debemos agregar el apoyo y la curación de afectados por las drogas y víctimas de un  sistema en plena descomposición y por supuesto que  la falta de opciones para mujeres y hombres jóvenes en el presente y el futuro que se observa poco grato sino cambiamos el rumbo de economía y política. Agravio tras agravio, infamia tras infamia.

 

Reflexiones. Ya es hora de que le quiten las pensiones millonarias a los ex presidentes de México. No es posible que Salinas, Calderón, Fox y Zedillo, entre otros, sigan recibiendo millones de pesos anuales a costa del erario. Son sanguijuelas que viven del erario y de sus ingresos por servicios a las tansnacionales depredadoras. Es hora de que la ofensa de ellos (ex presidentes) y cómplices (PRIAN y monopolios) contra las familias mexicanas se termine. Nosotros tenemos voz y derecho a exigir, hay que hacerlo.

 

Correo: nor.amaya@live.com.mx

Twitter: Amaya5M.