Partera de San Cristóbal Amatlán aprende a leer y escribir a sus 64 años de edad

Impulsada por su deseo de complementar su preparación como partera, Manuela Petra Martínez se alfabetiza en zapoteco de la Sierra Sur y español, a través del Instituto Estatal de Educación para Adultos.

Miahuatlán de Porfirio Díaz, Oax.- A sus 64 años de edad, Manuela Petra Martínez aprendió a leer y escribir en el Instituto Estatal de Educación para Adultos (IEEA). Dos veces a la semana acude a la Plaza Comunitaria  “Piedra Pochotla” para recibir asesorías de lectura y escritura en zapoteco de la Sierra Sur y en español, ya que se comunica principalmente en lengua originaria, por lo que está incorporada al Modelo Indígena Bilingüe, con español como Segunda Lengua (MIBES).

Originaria de San Cristóbal Amatlán, Manuela es la partera del pueblo desde hace 35 años. Con apoyo de la Promotora de la Plaza Comunitaria, Gregoria Martínez Santiago, quien es su traductora, relató que cuando era niña no tuvo la oportunidad de ir a la escuela por falta de profesores.

“Cuando éramos niños, en mi comunidad no había maestros. Para aprender por lo menos a leer, era necesario ir a otros pueblos, eso generaba muchos gastos, por eso no nos mandaban a estudiar, además de que decían que las mujeres de aquí terminábamos dedicándonos a cocinar, lavar y apoyar a los hombres en las actividades del campo”, dijo.

Manuela tuvo 12 hijos, de los cuales hoy en día le sobreviven ocho, y son ellos quienes le apoyan a realizar sus reportes mensuales que le solicitan en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ya que forma parte del grupo de parteras que colaboran en la atención y seguimiento del embarazo en comunidades rurales.

“Llevo 35 años de ser la partera del pueblo, conocimiento que me transmitió mi hermana mayor. Cuando no había clínica cerca me tocaba atender al menos 15 embarazadas al año y de todos esos niños que apoyé en su nacimiento, ni uno solo se murió. Es una gran responsabilidad porque tenemos en nuestras manos la vida de dos seres humanos”, aseveró.

Además de los conocimientos ancestrales que posee, Manuela continúa su preparación con cursos y talleres que le imparten médicos y ginecólogos del IMSS, pues una o dos veces al año se reúnen con las demás parteras de la región para seguir aprendiendo todo lo relacionado a la atención del embarazo y nacimiento.
En el año 2015, impulsada por el deseo de complementar su preparación y conocer el contenido de los libros que les facilitan en las capacitaciones de salud, inició su proceso de alfabetización en el Instituto Estatal de Educación para Adultos.

“Llevo varios meses aprendiendo a leer y a escribir, voy poco a poco porque al mismo tiempo me enseñan palabras en español, por lo que se puede decir que voy a escribir y hablar en dos lenguas. Aquí la mayoría nos comunicamos en zapoteco y los del IEEA nos han dicho que debemos conservar nuestro idioma materno”, expresó.

Para la partera es muy importante aprender a escribir para plasmar cada una de las sugerencias que le hace a las embarazadas sobre los cuidados que deben tener antes, durante y después del nacimiento del niño o niña.

Actualmente Manuela solo se enfoca a dar seguimiento a las embarazadas y sobar para acomodar los fetos de manera tal que sea parto natural. La mayoría de las mujeres tienen a sus hijos en clínicas y hospitales del municipio de Miahuatlán de Porfirio Díaz y en la Ciudad de Oaxaca, ya que hay más doctores y transporte para trasladar a las embarazadas.