* La UABJO y las crisis que no ha podido enfrentar su rector

* Orlando Hernández y sus negocios privados con la SCT

* García Henestroza abandona el Congreso por actividad partidista

Casi un mes de un irracional y criminal paro de labores en perjuicio de los más pobres ha revelado más de los negocios en el sector salud de Oaxaca, así como las manipulaciones políticas para elevar la crisis de fin de sexenio que vive el estado. Pero sirvió también para ocultar el saqueo de Germán Tenorio Vasconcelos.
Se descubrió también que la protesta que inició el 14 de octubre la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud, fue manipulada por la Sección 22 y precisamente un sector del magisterio identificado con el priismo de Eviel Pérez Magaña, que encabeza el secretario de Organización, Francisco Villalobos.
Pero, vayamos por partes. Cada año, el gobierno estatal, a través de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), otorga a los más de 12 mil trabajadores sindicalizados diversas prestaciones, entre ellas la dotación de dos pares de uniformes completos, que incluyen calzado, y que debe ser entregado en especie.
El año pasado no hubo tal entrega sino hasta mediados de este año, lo que hizo que se acumulara con la prestación de este 2016 y lo cual utilizó la Sección 35 para pedir el pago en efectivo, con una suma aproximada de seis mil pesos.
Fue ahí donde iniciaron las ambiciones político-sindicales del actual secretario general del gremio, Mario Félix Pacheco,  y el anterior, Jenoé Ruiz López. El primero intentando con ello ganar adeptos pero a la vez truncar el negocio de Jenoé, presuntamente socio de Comercial JID, beneficiaria de la dotación de uniformes desde hace años.
Por cierto, recientemente se reveló también un supuesto acuerdo u orden de Jorge Castillo Díaz para que fuera beneficiada dicha empresa en la licitación, con su correspondiente cuota del 20 por ciento sobre el monto total.
A su vez, Jenoé Ruiz comenzó a presionar también con su gente, a través del líder sindical del Hospital Civil, Carlos Pérez Bautista, quien implementó diversos bloqueos, marchas e incluso toma de una gasolinera, contrario a los acuerdos del pleno de delegados.
Mario Félix contratacó e hizo malas cuentas: dijo que si por concepto de uniformes eran poco más de 100 millones de pesos, entonces dedujo que le tocaba a los trabajadores nueve mil 500 pesos por persona, a fin de agradar más a sus allegados.
Jenoé Ruiz sacó el gancho del pago a terceros institucionales y no institucionales que no ha realizado el gobierno, es decir, descuentos vía nómina que hicieron los Servicios de Salud pero que jamás transfirieron al FOVISSSTE y al SAR, por ejemplo, lo que sumaban cientos de millones de pesos.
El caso es que ambos han jugado por casi un mes con la salud de los oaxaqueños y no ha habido poder humano que pueda frenar sus ambiciones políticas de volver a dirigir la Sección 35 del Sindicato de Salud.
A ese caos y crisis se sumó el martes 1 de noviembre el cabeza del grupo “Los Pozoleros” (llamados así porque fue en un puesto de tacos y pozole en que amarraron hace algunos años sus acuerdos con Eviel Pérez Magaña, en la ciudad de México), Francisco Villalobos Ricárdez, quien sin rubor se reunió con los dirigentes sindicales de Salud en la región del Istmo, para acordar intensificar movilizaciones, lo que se reflejó en los días subsecuentes.
Mientras tanto, el ingeniero Héctor González Hernández, encargado de los Servicios de Salud, ha callado de manera misteriosa, avalando con ello la irracional conducta de los trabajadores sindicalizados de atentar literalmente con la salud de los más pobres, es decir la población abierta que requiere de esos servicios y que es la mayoría de los habitantes del estado.
El caso es que todo ha sido un enredijo de mentiras, negocios y ambiciones políticas, que también sirvió para cubrir mediáticamente a Germán Tenorio Vasconcelos y sus múltiples fraudes y saqueos en la dependencia, y quien ahora se ríe desde sus millonarias propiedades de la crisis en que se encuentra el sector.
Esta semana terminaría el paro de labores, pero ha dejado enormes lecciones que deben tomar en cuenta las próximas autoridades del estado: con la salud de los oaxaqueños no se juega ni se debe jugar. Si hay corrupción, que se castigue; si hay desvío de recursos, que se meta  a la cárcel a quien corresponda; si hay lucha sindical, que en absoluto impacte a la población, porque entonces habremos perdido todos.

NIMIEDADES
1.- Transcurren poco más de cinco meses de la nueva administración y la UABJO no tiene ni pies ni cabeza. Por el contrario, siguen las disputas porriles cobijadas y alentadas precisamente por el rector, EDUARDO BAUTISTA MARTÍNEZ, recomendado de la familia MARTÍNEZ HELMES. No bien salía de una toma de más de tres semanas de Ciudad Universitaria por el problema en la Facultad de Enfermería, cuando ya viene otro conflicto en la Facultad de Derecho, por la elección de director y donde el rector, en lugar de permanecer neutral, alienta a los grupos porriles para que gane su candidato, en realidad candidato del patriarca ABRAHAM MARTÍNEZ ALAVEZ. Y así continuará EDUARDO BAUTISTA, de tumbo en tumbo con pleitos sin resolver, mientras que la calidad académica decae día con día.

2.- ORLANDO HERNÁNDEZ MONTES es todavía dirigente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, pero pronto podría dejar el cargo y no precisamente por una invitación para integrar el próximo gabinete estatal, sino por las constantes quejas de sus propios constructores afiliados. Resulta que fue pillado negociando directamente con la SCT un paquete de obras únicamente para su empresa y no para todos los socios. Pero además hay varias obras irregulares operadas con la participación de la empresa de Hernández Montes, por citar la de la ampliación del sistema de alcantarillado sanitario en San Andrés Huayapam, con un monto de $1,323,990.05 la cual fue iniciada por una empresa que había realizado el proyecto y la validación de la misma , adjudicándose a una empresa diferente propiedad de Orlando Hernández Montes. Hay mucho más de las ambiciones de este individuo, que por otro lado alardea de “estar bien parado” con los próximos gobernantes.
3.- Muy mal terminó la pequeña gestión de GERARDO GARCÍA HENESTROZA al frente de la bancada del PAN en el Congreso local. Resulta que el miércoles, se mofó literalmente de los trabajadores sindicalizados, al dejarlos plantados por 17 horas, y con ellos al menos 10 diputados electos y actuales, además de periodistas. Pues el panista prefirió estar en actos partidistas que atender las necesidades y problemas en la 62 Legislatura, donde nos dicen que pretende dejar a seis personas con base sindical, lo cual es precisamente el meollo del asunto: los diputados y más Henestroza, pretenden basificar a su gente. Desde ayer al mediodía y hasta cerca de las cinco de la mañana de hoy estuvieron retenidas más de 100 personas, sin que el diputado panista se haya aparecido. Su incapacidad fue igual o peor a la que suplantó, Natividad Díaz Jiménez.