En la primera reunión de los secretarios de Desarrollo Económico de las ZEE se habló de superar el rezago y la pobreza de las comunidades.

Oaxaca.- El gobierno de Oaxaca, encabezado por Gabino Cué Monteagudo, firmó con la presidenta municipal de Salina Cruz, Rosa Nidia Villalobos González, la carta de intención para integrar a ese municipio como una Zona Económica Especial (ZEE) y con ello iniciar operaciones en el 2017.

Este documento fue entregado al jefe de la Autoridad Federal para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales (AFDZEE), Gerardo Gutiérrez Candiani, durante la Primera Reunión de Trabajo de Secretarios de Desarrollo Económico de las Zonas Económicas Especiales.

Cué Monteagudo dijo que la implementación de la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales (LFZEE) abre una nueva etapa de coordinación entre los órdenes de gobierno y el sector privado para construir un entorno atractivo para la inversión productiva y sentar las bases de un desarrollo regional equilibrado y perdurable.

Refirió que esta administración ha dado pasos importantes para la integración de esta zona a través de la aprobación, realizada en el seno del Fideicomiso para el Desarrollo Logístico del Estado de Oaxaca (Fidelo), de la aportación de casi 780 hectáreas de la zona de las Salinas en este puerto, ubicado en la región del istmo de Tehuantepec, a fin de que pueda ser ofertada para la inversión.

Cabe destacar que hasta el momento han suscrito sus cartas de intención los estados de Yucatán, Guerrero, Michoacán, Chiapas y Oaxaca.

A su vez, el jefe de la AFDZEE destacó que las ZEE —en particular la que integran Salina Cruz y Coatzacoalcos, Veracruz— conforman un corredor logístico a partir del cual se convertirá al istmo de Tehuantepec en un poderoso motor de crecimiento económico, abriendo una intensa dinámica de inversión, generación de empleos formales y, en general, desarrollo y prosperidad que impactarán en toda la entidad y el país.

Para Gutiérrez Candiani, los beneficios de las ZEE serán muy concretos, señaló, porque se estima que durante los primeros cinco años de operación las primeras zonas generarán más de 63,000 nuevos empleos bien remunerados y podrá alcanzarse la cifra de 6,000 millones de dólares en inversión, que equivale a la tercera parte de toda la Inversión Extranjera Directa de esas entidades.

EL ECONOMISTA / estados@eleconomista.mx